UNA NOTA SOBRE LA EXPERIENCIA DE LAS METAS DE INFLACIÓN EN ARGENTINA

Las Metas de Inflación (MI) son un régimen de política monetaria altamente difundido en el mundo. Este arreglo monetario y cambiario no solo establece que la prioridad del banco central será la estabilización del nivel de precios, sino que propone un mecanismo específico para lograr su cometido.

La implementación de MI ha sido compatible con una tendencia a la desinflación en los países que las aplicaron, a pesar de las particularidades que la puesta en práctica de este régimen pudo haber tenido en cada una de estas economías.

Si bien lo anterior no quiere decir que la discusión respecto de las causas de la estabilización de precios haya sido saldada, lo cierto es que el sistema de anclas y amortiguadores que proponen las MI ha permitido la supervivencia del régimen, lo cual tendió a alimentar su prestigio.

La aplicación de MI en Argentina fue, por el contrario, una experiencia de escasa duración. Luego de apenas dos años de haberse implementado, el régimen de MI fue abandonado formalmente y reemplazado por un esquema de metas sobre los agregados monetarios, en medio de una crisis cambiaria que las propias MI demostraron ser incapaces de sintetizar.

En la presente nota sugerimos que tanto la posibilidad de llevar a la práctica de modo consistente las principales reglas de las MI como la efectividad de este régimen estuvieron condicionadas por el entorno macroeconómico en el cual se aplicaron y por las propias características que adquirió su implementación en nuestro país.

Fuente: ITEGA

Leer más Informes de:

Macroeconomía