TRAS LA DEVALUACIÓN, EL TIPO DE CAMBIO CONVERGIÓ AL DE CONVERTIBILIDAD

El incremento en el tipo de cambio verificado desde mayo en adelante
determinó que alcanzara, después de mucho tiempo, el nivel de convertibilidad.
¿Qué significa ello? Que el tipo de cambio fijado por el mercado es igual al que
se requiere para que el total de pasivos monetarios y financieros del Banco
Central equivalga al total de las reservas internacionales en poder de dicho
organismo.
En efecto, a fines de agosto, el total de dichas obligaciones del Banco Central
ascendía a $ 2.077.561 millones, equivalentes a los U$S 52.658 millones que
constituían las reservas brutas para un tipo de cambio de $39,45, que sería el
de convertibilidad en dicha fecha.
Cabe recordar que la Ley de Convertibilidad de 1991 establecía que las
reservas del Banco Central debían ser equivalentes a la base monetaria. Pero
el enorme crecimiento experimentado en los últimos años por los pasivos no
monetarios (LEBAC y, más recientemente, LELIQ) hace que estas obligaciones
deban sumarse a las exclusivamente monetarias, para estimar el tipo de
cambio de convertibilidad, dado que constituyen sustitutos próximos del dinero.
Aquel hecho dio pábulo a las versiones sobre el restablecimiento de un
régimen de convertibilidad. En efecto, con el actual tipo de cambio, las reservas
del Banco Central equivalen en pesos al total de sus obligaciones. Que sea
factible, empero, no implica que sea deseable.
Distinto es el caso de la dolarización. En efecto, en este caso sólo pueden
utilizarse las reservas de libre disponibilidad para realizar el canje de dólares
por los pesos en poder del público. O sea que, para pasar a un régimen similar
al vigente en Panamá, El Salvador o Ecuador, a las reservas brutas deberían
restarse los U$S 11.000 millones del swap con China, los U$S 15.000 millones
constituidos por los encajes de los depósitos en dólares y otras reservas
indisponibles. Por lo tanto, para encarar una dolarización se requeriría contar
con asistencia financiera externa por unos U$S 30.000 millones a fin de suplir
las reservas que no son de libre disponibilidad.

Fuente: CENE

Leer más Informes de:

Macroeconomía