Situación Lationamérica – 4to trimestre 2017

Los mercados financieros en América Latina continuaron mostrando ganancias en casi todos los activos y países y una baja volatilidad. Esta evolución positiva contrasta en cierta medida con la relativa debilidad de la actividad económica, si bien ésta se recuperó significativamente en países como Argentina, Brasil o Chile en los últimos meses. Los precios de las materias primas continuaron una cierta senda de recuperación, más acusada en el caso del cobre ‒que mostró ganancias significativas que serían de carácter temporal, al estar asociadas sobre todo a factores financieros‒. Hacia adelante, anticipamos depreciaciones moderadas de los tipos de cambio en la región, con el riesgo de un aumento de la volatilidad desde los niveles inusualmente bajos de los últimos tres trimestres.

América Latina en su conjunto crecerá 1,1% en 2017 y 1,6% en 2018. Se va confirmando de este modo que 2017 será un punto de inflexión después de 5 años de desaceleración en la región, los dos últimos (2015 y 2016) con una contracción de la actividad (Gráfico 1.1). Nuestra previsión de crecimiento en 2017 es 0,3pp superior a la de hace tres meses, por la revisión al alza del crecimiento en México y en Perú ante una demanda interna en el primer semestre más robusta de lo anticipado. Por su parte, mantenemos la previsión de crecimiento en 2018 que sigue apoyándose en el impulso tanto del sector externo (con mejores términos de intercambio y un crecimiento mundial más alto) así como por el impulso de la inversión en países como Argentina, Colombia y Perú. Con todo, como apuntamos en informes anteriores, sigue siendo un crecimiento lento, tanto en relación al potencial de la región (en el rango entre 2,5% y 3%) como en relación a las economías desarrolladas (alrededor del 2%).

Prosigue la disminución de la inflación en América del Sur, y empieza la inflexión a la baja en México. Los precios se han ido desacelerando en los últimos meses ayudados por la estabilidad de los tipos de cambio, así como la debilidad de la demanda interna (y la moderación del precio de los alimentos en varios países). Con una perspectiva de menor inflación hacia adelante (o por debajo de la meta en el caso de Brasil y Chile), anticipamos un tono aún más acomodaticio de los bancos centrales en la región, con la continuación de los recortes de tipos de interés en América del Sur en lo que resta del año o a inicios de 2018, según el país. En el caso de México, Banxico empezaría a recortar los tipos de interés a partir del tercer trimestre de 2018, en la medida que la inflación regrese al rango meta y se mantenga una baja volatilidad en sus mercados financieros.

Los riesgos alrededor de la previsión de crecimiento están sesgados a la baja. Por el lado externo, disminuyen los riesgos de corto plazo asociados a China y a la política monetaria en EEUU, pero aumentan los riesgos de volatilidad en los mercados financieros. Por el lado interno, son algo menores (pero aún significativos) los riesgos asociados con el ruido político y con el retraso de las obras de infraestructura en marcha en varios países.

Fuente: BBVA Research

Leer más Informes de:

Macroeconomía