Situación Chile

4 º TRIMESTRE DE 2017 | UNIDAD DE CHILE

Santiago, 11 de octubre de 2017

Editorial

El crecimiento de la economía mundial se ha estabilizado a mediados de año alrededor del 1% t/t, y los indicadores disponibles hasta el momento sugieren que este avance se estaría manteniendo en la segunda parte del año. Esta dinámica positiva refleja un mejor desempeño económico en todas las áreas, lo que hace que la actual recuperación sea la más sincronizada desde la crisis financiera de 2008-9. La economía chilena ha comenzado a dejar atrás lo peor de este prolongado ciclo, iniciando un gradual proceso de recuperación. Mantenemos las proyecciones de crecimiento para este año y el próximo en 1,3% y 2,4%, respectivamente, pero reconocemos que estas cifras tienen un sesgo al alza. El peso chileno ha mantenido una fortaleza que consideramos dificulta un proceso más rápido de ajuste, toda vez que desincentiva inversiones en sectores transables en un ambiente de baja productividad. Nuestro escenario base contempla una depreciación del peso en el horizonte de proyección de la mano de recortes en la tasa de política monetaria, fortaleza del dólar global y retrocesos del precio del cobre. La bolsa local, anticipando una recuperación económica y/o incorporando un escenario más benigno para el ambiente de negocios ante el cambio de gobierno, ha continuando ganando terreno, destacando entre diversas plazas bursátiles. En materia de tasas de interés, se ha concretado el empinamiento de la curva de rendimiento local que anticipamos, respondiendo en parte al movimiento paulatino de los cotizantes de las AFP hacia fondos más riesgosos. Proyectamos que la inflación se mantendrá contenida en los próximos meses, ubicándose bajo las expectativas del mercado y las proyecciones del Banco Central. Los riesgos desinflacionarios de corto plazo continúan debilitando el anclaje de expectativas inflacionarias. Reiteramos la necesidad de nuevos recortes de la TPM, debido al drástico cambio del escenario inflacionario. En parte este cambio ha respondido a la fuerte apreciación del peso, pero también a la persistente presencia de holguras de capacidad, las cuales solo comenzarían a cerrarse gradualmente en los próximos trimestres. De este modo, la convergencia de la inflación a la meta será muy lenta de no mediar una acción más decidida de parte de la autoridad monetaria. Nuestro escenario contempla dos recortes adicionales de 25 puntos base en los próximos meses, cuyo timing preciso dependerá de las cifras de inflación de corto plazo. El aumento del precio del cobre y el aumento de otros ingresos, han contribuido a mejorar la situación de las finanzas públicas. Tras conocer que el Presupuesto del próximo año contempla un crecimiento de 3,9% real en el gasto y dado nuestro escenario macro, estimamos que el déficit fiscal se reducirá desde 2,6% del PIB este año a 2,1% del PIB el próximo.

Fuente: BBVA Research

Leer más Informes de:

Macroeconomía