Se acentúa la recuperación económica

Las cifras dadas a conocer por el INDEC para el segundo semestre del año dan cuenta de un crecimiento del 2,7% respecto de igual período de 2016. Con ello, el acumulado en el primer semestre fue del 1,6%.

El consumo privado creció en el trimestre un 3,8% respecto de igual período del año pasado, motorizado por el alza de los bienes y servicios de consumo importados (automotores, productos farmacéuticos y gastos de turismo en el exterior).

La inversión bruta tuvo una variación positiva del 7,7%, merced a un aumento del 14% en equipo de transporte y del 11,5% de la inversión en construcciones.

En cambio, las exportaciones de bienes y servicios reales registraron una variación de -1,2%. A escala sectorial, el mayor aumento correspondió a la pesca, con un 19,5% respecto del segundo trimestre de 2016.

En segundo lugar se ubicó la construcción, con un 9,7%. Finalmente, el Índice de Precios Implícitos en el Producto -considerado el mejor indicador de la inflación, por incluir la mayor cantidad de precios de la economía- registró una variación interanual del 22%.

LEVE MEJORÍA EN EL MERCADO DE TRABAJO

De acuerdo con la información suministrada por el INDEC, en el segundo trimestre del año tenía empleo un 41,5% de la población total, es decir unos 18,3 millones de habitantes. La población económicamente activa (PEA) ascendía al 45,5% del total, unos 20 millones de personas. La diferencia, esto es 1,7 millón de habitantes, se encontraba desempleada.

Dentro del total de ocupados, un segmento de un 14,1% de la PEA buscaba activamente, en el segundo trimestre, otra ocupación, representando a unos 2,9 millones de trabajadores. Un 7,4% -1,5 millón- comprendía la población que trabajaba involuntariamente menos de 35 horas semanales y buscaba activamente otra ocupación

Finalmente, se encontraba sobreocupado, trabajando más de 45 horas semanales, el 27,2%, equivalente a unos 5,4 millones de trabajadores. En suma, el total de la población con algún tipo de anomalía laboral -sea por carencia, disconformidad o exceso de trabajo- ascendía, en el segundo trimestre, a 11,5 millones de personas, es decir el 57,4% de la PEA. Ello implica que sólo el 42,6% de la PEA -8,6 millones- contaba con una situación laboral aceptable. Estos guarismos muestran una leve mejoría respecto de la situación descripta en nuestro Boletín Nº 153. Allí, en base a datos del segundo trimestre de 2016, se indicaba que la población con problemas de empleo ascendía al 59,3%. Los datos actuales muestran un leve descenso en la cantidad de desocupados, en los subocupados demandantes de empleo y en los ocupados disconformes con su trabajo.

En cambio, revela un leve crecimiento la proporción de trabajadores sobreocupados. Cuando se analizan los datos a escala regional, el NEA es la zona con mayor tasa de sobreocupación, con un 33,7%, siendo el Gran Resistencia el centro urbano con mayor tasa en todo el país: 40,5%. Es decir, según el INDEC, casi la mitad de la población activa de dicho núcleo urbano trabaja más de 45 horas semanales. Los partidos del Gran Buenos Aires constituyen el área donde se presenta la mayor tasa de desocupación, con un 10,9%, mientras que el mínimo corresponde a Viedma-Carmen de Patagones, con apenas el 1,6%. Finalmente, si se analiza la tasa de demanda de empleo -tasa de desempleo más la tasa de ocupados que buscan otro empleo- el máximo se alcanza en Mar del Plata, con el 37,6%.

Fuente: UB - CENE

Leer más Informes de:

Macroeconomía