Rinde de Estados Unidos y zafrinha brasileña presionan al maíz

A medida que avanza la cosecha en Estados Unidos, las diferentes fuentes de datos privados ajustan el rendimiento del maíz al alza. Esta situación sumada a la fuerte exportación proveniente del vecino país del Brasil se combina para hundir el precio del maíz, y dándole pocas chances de recuperación.

La situación en Brasil 

En el pasado mes de septiembre, Brasil exportó 5.914.353 millones de toneladas de maíz según datos de la aduana de este país. Este guarismo alcanza un record histórico comparando con los datos de exportación para los meses de septiembre y logra el segundo mes de mayor exportación de maíz en términos históricos. Estos grandes envíos que ha tenido Brasil, se han sentido durante toda la campaña impidiendo a los precios del maíz recuperarse, a pesar de una demanda activa principalmente de los destinos del Sudeste Asiático.

Este fuerte volumen de exportación proviene de una muy buena cosecha 2016/17 de maíz en Brasil, que alcanzó a 98,5 millones de toneladas. Hubo un fuerte incremento interanual, pero obedeció a la muy mala campaña 2015/16, cuando una fuerte sequía afectó la zafrinha de maíz 2016 (maíz de segunda cuyo principal destino es la exportación) y se terminó produciendo un total de 67 Mt.

La situación en EE.UU.

Según se reflejaba en los balances de oferta y demanda –bajo el constante ajuste de los analistas y especialistas-, había expectativas de aumento en las exportaciones brasileña y, por lo tanto, contrarrestando la disminución estimada ex-ante de las exportaciones de Estados Unidos, debido a una menor producción de maíz 2017/18.

La campaña de maíz estadounidense, que comenzó el 1° de septiembre, tuvo una corrección a la baja en el rendimiento estimado por USDA, pero no tanto como anticipaba el mercado a partir de la sequía que sufrieron áreas claves de producción. Al ser menor a lo esperado por el mercado el ajuste de rendimientos, el precio del cereal en Chicago siguió una senda bajista, la que continúa hasta la fecha.

Hubo una primera fuerte corrección del rendimiento esperado en agosto, cuando el USDA ubicó el promedio en 106,39 qq/ha (0,735 qq/ha menos que el rendimiento tendencial). El mercado anticipaba un recorte mucho mayor en ese entonces, arrojando las distintas estimaciones un recorte promedio de 2,82 qq/ha. De esta manera, hubo un impacto visible sobre la oferta global del cereal por la contribución de la producción de EE.UU. El informe de septiembre siguió sumando al panorama negativo para los precios, ya que el rendimiento estadounidense fue revisado al alza a 106,64 qq/ha.

Es posible una segunda fuerte corrección en el rendimiento del maíz en el próximo informe del USDA, el 12 de octubre, ya que muchos analistas privados han empezado a revisar al alza la cifra debido a los buenos reportes que llegan de los lotes cosechados, expandiéndose en las principales zonas de producción.

La situación en Argentina

En este escenario de precios bajos y muy firme competencia exportadora, es donde el maíz argentino tiene que satisfacer la demanda de los distintos destinos extranjeros.

Al 27 de septiembre las compras de maíz del sector exportador alcanzan a 21,69 Mt. Este valor se encuentra un 25% por encima de lo comprado a igual fecha del año pasado (17,31 Mt), pero, más importante aún, muestra que la exportación tendría cubierto los compromisos contraídos con el exterior.

Al 4 de octubre, las DJVE de maíz han llegado a 19,5 millones de toneladas, por detrás de los 20,4 Mt de compromisos contraídos el año pasado. Si bien las ventas externas fueron creciendo, distan de mostrar el patrón de campañas anteriores, lo que puede apreciarse en el gráfico adjunto.

Conforme avanzan los meses, las expectativas de colocación del cereal en el exterior se tornan un poco pesimistas en vista de la gran oferta disponible, parte de ello descripto anteriormente.

Anticipándose al nuevo informe del USDA, el Consejo Internacional del Cereal (CIC), aumentó sus estimaciones de producción de maíz 2017/18 en los Estados Unidos en un 7%. Según cita el último informe al 28 septiembre, “a pesar de las preocupaciones sobre las condiciones sub óptimas durante la polinización, los informes de cosecha han confirmado hasta ahora una fuerte productividad. Por lo tanto, la cifra de producción del Consejo se revisó 6,4 millones de toneladas, a 358,4 millones.”. Igualmente esta cifra sigue siendo un 7% inferior al pico productivo alcanzado en la campaña 2016/17 para este país productor exportador y competidor del maíz argentino.

Fuente: BCR

Leer más Informes de:

Agro Comercio Exterior