Recuperación: se suma la Industria

La industria fue uno de los sectores más golpeado de la economía durante la recesión del 2016 y mientras que la caída fue abrupta y acelerada, la recuperación que está en marcha está siendo débil y lenta. Pero, de todos modos, no deja de ser una buena noticia que el sector esté dejando atrás los números rojos y se sume al grupo, cada vez más poblado, de los brotes verdes.

En el primer semestre del año las mediciones de FIEL indican que, en términos agregados, la industria creció un 0,3% interanual.

Además, desde el piso de la caída, ocurrido en septiembre del año pasado, la actividad acumula una recuperación del 5,4% en términos desestacionalizados. Ampliando un poco el espectro temporal se identifica rápidamente que la dinámica del sector industrial a lo largo del año pasado no ha sido una excepción, sino que se encuentra inmersa en una tendencia declinante de más largo plazo. Desde el año 2011 la actividad económica agregada en Argentina ha entrado en un proceso de pleno estancamiento. Como este escenario se combinó con una tasa de inflación promedio de al menos 30 puntos, ha sido definido como un proceso de “estanflación”, es decir, estancamiento con alta inflación. La actividad industrial ha acompañado a la actividad general en este período hasta el año 2013, a partir de cuándo se separa de la tendencia general y comienza a caer.

En el gráfico se observa claramente que ambas series se mueven de manera similar hasta que a partir de 2013 se abre una brecha entre ambas. Esta brecha representa el mal desempeño relativo de la industria respecto a una tendencia de estancamiento generalizada de la economía agregada. Es decir, si el total de la economía no crece desde hace al menos 6 años (tuvo una imperceptible variación del 1,4% acumulado en todo este período), al sector industrial le ha ido peor, acumulando en los mismos seis años una retracción del 8,4%.

invecq

Mientras que la economía agregada, encontró un piso a la caída a mediados del año pasado y comenzó a recuperarse en el tercer trimestre, la industria demoró tres meses más y mostró su primera variación positiva en el período octubre-diciembre con un rebote respecto al trimestre anterior del 1,8%. Luego, en el primer trimestre del año, esta recuperación perdió fuerza y solo se expandió un 0,3% (mientras que la recuperación del resto de los sectores de la economía se aceleraba), para volver a tomar fuerza con una variación positiva del 1,1% en el segundo trimestre del año y dando por finalizada de este modo, la recesión particular del sector industrial.

Fuente: Invecq

Leer más Informes de:

Industria Macroeconomía