Paraguay

1. Rasgos generales de la evolución reciente

En 2016 el crecimiento del producto interno bruto (PIB) del Paraguay fue del 4,1%, superior al 3% registrado en 2015 y al promedio de la región. Este crecimiento se explica por un aumento del 3% del sector primario, que sigue desempeñando un papel fundamental en la economía del país. También se verificó una contribución positiva del sector secundario, ya que la construcción y la producción de energía eléctrica tuvieron un crecimiento interanual del 18,6% y el 12,6%, respectivamente. Por el lado del gasto, el crecimiento se explica principalmente por el consumo privado y la inversión, con una recuperación de las compras de bienes duraderos y de las importaciones de bienes para consumo interno. Si bien los créditos bancarios destinados al sector privado no financiero perdieron impulso en comparación con 2015, hubo un importante aumento de remesas recibidas. Por su parte, las inversiones se beneficiaron de condiciones climáticas favorables que permitieron llevar a cabo obras de infraestructura. En materia fiscal, el país registró un déficit del 1,5% del PIB, con una mejora con respecto a 2015 debida principalmente a un mayor incremento de los ingresos que de los gastos. En cuanto a la composición del gasto, hubo una pequeña caída del gasto salarial y mayores erogaciones en prestaciones sociales y en el pago de intereses de la deuda. Parte del déficit se financió con deuda pública: en marzo de 2016 se realizó la cuarta colocación de bonos soberanos en la historia del país, que incrementó la deuda al 20,2% del PIB. Por otra parte, la política monetaria fue principalmente expansiva durante 2016 y la inflación anual alcanzó el 3,9%, cifra que se encuentra dentro del límite establecido por el Banco Central del Paraguay. El sector externo revirtió el déficit de 2015 y registró un superávit de cuenta corriente de alrededor del 1,7% del PIB. Se espera que en 2017 la actividad económica mantenga un ritmo de crecimiento cercano al 4,0%, sustentado principalmente en la agricultura y la generación de energía. El Gobierno espera una buena dinámica de las construcciones tanto privadas como públicas y de los sectores industriales principales (carnes, bebidas y tabaco, industrias metálicas y no metálicas). Del mismo modo, se espera una recuperación del comercio de frontera con la Argentina. 2. La política económica

Fuente: CEPAL

Leer más Informes de:

Macroeconomía