Monto de ajuste del gasto: en 2019 el gasto público no ajustable automáticamente por inflación debe bajar $140.000 millones para cumplir con la meta de déficit primario de 1,3% del PIB.

Se inició la discusión entre Nación y Provincias para definir el camino que permita
alcanzar un déficit primario de 1,3% del PIB en 2019. En principio se ha establecido que
continúa la baja de impuestos nacionales y que por ende el gasto público no ajustable
automáticamente por inflación debe bajar en una magnitud tal que permita
compensar la pérdida de recaudación, la suba del gasto ajustable automáticamente
por inflación y además permitir que el déficit se reduzca desde el 2,7% del PIB este año
al 1,3% del PIB el año que viene.
Se ha planteado que a las dos terceras partes del ajuste necesario del gasto lo va a
afrontar Nación y a la tercera parte restante lo absorberán las provincias a través de
menores transferencias no automáticas o menores gastos (subsidios al transporte por
ejemplo) realizados por el gobierno nacional en sus distritos. En este último caso
pasaría a depender de cada provincia la decisión de mantener o no el subsidio que
hasta 2018 financie Nación. En caso de optar por mantenerlo, será un gasto que
deberán afrontar con sus recursos.
Considerando que es vital la reducción del déficit primario como porcentaje del PIB,
resulta esencial que la discusión del recorte entre los actores involucrados sea con un
criterio claro y preciso. La sociedad debe tener pleno conocimiento de la magnitud del
ajuste que requieren las cuentas públicas argentinas.
El día 16 de julio se publicó el informe “Es clave una discusión correcta: en 2019 el
gasto público nacional debería crecer entre $280.000 millones y $330.000 millones
para cumplir la meta de déficit primario de 1,3% del PIB”, donde IARAF, con el objetivo
de aportar elementos que clarifiquen la discusión, proyectó los cuadros fiscales
nacionales para 2018 y 2019. En ese documento se llegó a la conclusión que en un
escenario de baja de impuestos nacionales sería necesario bajar el gasto público
nacional no ajustable automáticamente por inflación proyectado para 2018 en

3
$148.000 millones. Es decir que, nominalmente, este gasto presupuestado para 2019
debería ser $148.000 millones menor al nivel con el que cierre este año 2018.
Habiéndose dado a conocer las proyecciones de ingresos y gastos tanto para 2018
como 2019 que el gobierno nacional está proveyendo a los gobiernos provinciales,
parece oportuno directamente trabajar con esos valores y recalcular el ajuste
necesario del gasto público para cumplir con la meta.
Concretamente, los números oficiales prevén una baja en relación al PIB de los
Ingresos Totales en relación a 2018 (-0,55 puntos porcentuales) y una suba del
componente automático del gasto primario (+0,57 p.p.). Sumado a que el déficit
primario tiene que bajar 1,4p.p., la baja necesaria en el componente no automático del
gasto primario debe ser equivalente a 2,52 p.p.
Por otro lado, el gobierno nacional ya prevé en sus proyecciones que el componente
no automático del gasto baje 0,32 p.p.
En suma, el componente no automático del gasto debe presentar un ajuste nominal
extra para bajar su participación en el PIB y lograr aportar los 2,2 p.p. necesarios para
alcanzar la meta fiscal. Es decir que de la participación en el PIB que el gobierno
nacional proyecta originalmente para el gasto no automático, deben restarse 2,2 p.p.,
facilitando de esa manera el logro de la meta del 1,3% del PIB.
En el diagrama siguiente puede apreciarse de manera sencilla el proceso de ajuste
fiscal que permite lograr la meta de déficit primario en 2019.

Fuente: IARAF

Leer más Informes de:

Sector Público / Fiscal