Monitor Macro Junio 2018

Un peso que flote es parte del acuerdo con el FMI

El organismo multilateral de crédito busca que el país tienda a un equilibrio en las cuentas externas. Un dólar atrasado como el de hace sólo semanas atrás, reflejaba más que nada la pretensión del país de vivir de los créditos externos, mientras discutía como hacer un ajuste.

tabla01

El gradualismo de pizarrón pretendía tomar deuda por u$s 30.000 millones por año (es decir, u$s 120 mil millones en 4 años de presidencia), que para tomar dimensión, en 2001 Argentina declaró el default dejando impago casi u$s 80.000 millones.

La actual crisis cambiaria puso en evidencia que Argentina tiene menos crédito externo del que el gradualismo pretendía, y por ello la necesidad de pedir el rescate del FMI, en calidad de prestamista de última instancia.

El precio del tipo de cambio será libre en el nuevo programa económico acordado con el FMI. No se podrá mal gastar dólares ante corridas, ni financiar un déficit externo insostenible. Por eso el nuevo valor del dólar no sólo es parte del acuerdo con el Organismo, sino por la falta de otras fuentes de crédito externo.

Fuente: econometrica

Leer más Informes de:

Macroeconomía