Mapa tecnológico del aparato productivo argentino

El presente estudio toma como marco de referencia la realización de un diagnóstico de la situación tecnoló- gica en un conjunto de 31 complejos o sectores industriales y de servicios –análisis tecnológicos sectoriales (ats)–, llevado a cabo por la Secretaría de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

A partir de la disponibilidad de toda esta información, el objetivo del trabajo es relevar las capacidades tecnológicas disponibles y evaluar el posicionamiento de los sectores en función de su potencial para escalar productivamente. Los ats fueron elaborados por distintos expertos y consultores sobre la base de una metodología común, que incluyó el análisis de una serie de dimensiones. De este modo, en primer lugar, se desarrolló una caracterización tecnológica general, donde se incluyeron elementos como los tipos de proceso, de organización, grado de calificación laboral requerido, entre otros.

En segundo lugar, se realizó una descripción y evaluación de los bienes de capital más relevantes, al identificar los equipamientos, las maquinarias y las instalaciones especializadas.

En tercer lugar, se efectuó una comparación de la situación tecnológica sectorial en relación con el estado del arte a nivel internacional, tratando de dimensionar la brecha respecto de las mejores prácticas internacionales.

En cuarto lugar, se buscó describir el grado de heterogeneidad existente entre las distintas unidades productivas de un mismo complejo, y las asimetrías que predominan en las relaciones entre esos diferentes agentes y eslabones.

Posteriormente, se identificó la existencia de tecnologías o conocimientos que pudieran constituirse como barreras a la entrada para nuevos productores en actividades ya existentes o para el desarrollo e ingreso a nuevas actividades por parte de productores argentinos. El diagnóstico también incluyó una observación sobre la situación presente y futura de los perfiles laborales. Por último, se indagó sobre el impacto de las tecnologías de propósito general –tecnologías de la información y la comunicación (tic), biotecnología, nanotecnología– en las condiciones productivas del sector. Así, el estudio aporta una sistematización de toda esta información y presenta las principales evidencias destacadas en cada uno de los complejos analizados, dando cuenta de los diversos aspectos y dimensiones relevados.

Con el propósito de organizar la información de un modo propicio para la reflexión y la potencial formulación de la política científica y tecnológica, se priorizaron dos dimensiones: la brecha externa y la heterogeneidad intrasectorial. Se parte de una concepción a través de la cual un diagnóstico que califique el posicionamiento relativo de los sectores según estos dos ejes será un elemento idóneo para evaluar y diseñar la modalidad e intensidad de la intervención necesaria a nivel sectorial desde la política científica, tecnológica y de innovación. Al mismo tiempo, puede revelar de un modo sintético diferentes situaciones tecnoproductivas y competitivas presentes en el aparato industrial y de servicios, y señalar problemáticas que son comunes a diferentes agregados de sectores, con independencia de la especificidad de la materia prima u otros componentes que elaboren y transformen, y de la naturaleza o la intensidad factorial de los procesos que utilicen.

A este efecto, ambas dimensiones, brecha externa y heterogeneidad intrasectorial, han sido calificadas para este ejercicio de acuerdo con su intensidad relativa según un posicionamiento ordinal cualitativo en baja, media o alta. En el caso de la brecha externa, la calificación baja refiere a sectores que están en la frontera internacional o próximos a ella en materia tecnológica; en el caso de la heterogeneidad intrasectorial, la calificación baja refiere a sectores en los que la situación tecnológica y de equipamiento de las distintas empresas o unidades productivas es relativamente similar. A medida que la distancia relativa en ambas dimensiones se profundiza, los sectores pueden ir siendo agrupados en los restantes dos grados de calificación.

Por lo tanto, al trabajar con ambos ejes simultáneamente, se puede establecer una matriz que estiliza nueve situaciones tecnoproductivas diferentes. Finalmente, se destaca que la utilidad del trabajo reside en su potencial para ser utilizado como marco conceptual en el diseño e implementación de políticas impulsadas desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, en aras de escalar productiva y tecnológicamente a nivel sectorial.

Fuente: CIECTI

Leer más Informes de:

Industria Informática y Tecnología