Las economías regionales son las más afectadas por el combo de poca competitividad y elevados costos laborales (no salariales) en dólares

  • En el mercado internacional, los precios de los principales productos de las economías regionales han subido 53 % en los últimos diez años, guarismo que compara con un aumento de 209 % de los costos laborales en dólares. Para seguir exportando, las empresas presionan por mantener a raya sus costos, lo que repercute sobre los proveedores de materias primas y el empleo
  • Las producciones vinculadas a la pampa húmeda amortiguan parcialmente este impacto por el hecho que sus tareas están mecanizadas. En las provincias que integran esta región el empleo agrícola varía entre 0,6 y 1,4 personas por cada 100 hectáreas. En cambio, en La Rioja hay 10,9 empleados cada 100 hectáreas; 11,2 en Mendoza; 13,9 en San Juan y 33,5 en Río Negro
  • La política de moderación del gasto público, que comenzó a aplicarse desde fin de 2015, es clave en función de la mejora del tipo de cambio real para los sectores exportadores. Pero la magnitud de los desfases existentes obliga a una agenda amplia de reformas que devuelvan competitividad a la economía. Por su parte, la evolución del empleo y del salario real habrá de depender, cada vez más, de lo que ocurra con la productividad
Fuente: Fundación Mediterranea

Leer más Informes de:

Macroeconomía