LA INCERTIDUMBRE DOMINA EL PANORAMA ECONÓMICO

El continuo avance del dólar sólo refleja el nivel de incertidumbre que domina la
perspectiva económica argentina.
El dólar es la moneda de reserva por excelencia que utilizan los argentinos
para preservar a largo plazo el valor de sus ahorros. Su demanda crece en
tiempos de incertidumbre y se aminora en períodos de calma.
Contrariamente a lo que muchos sostienen, la preferencia por la moneda
estadounidense no responde a ninguna malformación congénita del cerebro de
los argentinos, sino simplemente a la experiencia negativa vivida por parte de
quienes conservaron sus ahorros en la moneda nacional y los vieron
desparecer o quedar seriamente disminuidos en episodios como el Rodrigazo
de 1975, la hiperinflación y el plan Bonex de 1989 o el “Corralito” de 2001, por
mencionar sólo los más recientes.
¿Qué sucedió, por ejemplo, en julio último? A lo largo del mes, el sector privado
adquirió unos 4.000 millones de dólares; de ese total, unos 3.300 millones
estuvieron destinados al atesoramiento, mientras otros 700 millones tuvieron
por destino cubrir gastos de viajes y pasajes. La mayor parte de ese total se
alimentó de las reservas del Banco Central, que registraron una merma en el
mes de unos 3.800 millones de dólares.
Lo excepcional del caso argentino estriba en que no existe ninguna alternativa
de ahorro que ofrezca garantías equivalentes al dólar.
Frente al desarme requerido por el FMI de la montaña de LEBAC, el gobierno
pretendió ofrecer alternativas en pesos: NOVAC, LETES, LELIQ. Pero la
preferencia de los ahorristas tiene una sola denominación: el billete verde.
En los tiempos que corren la incertidumbre abarca tanto el plano de la
economía como el de la política. ¿Qué pasará con la inflación? ¿Podrá el
gobierno cumplir el acuerdo con el FMI? ¿Qué pasará con el clima y, por ende,
con la próxima cosecha? ¿Qué ocurrirá en Brasil y, por ende, con las
exportaciones industriales argentinas, que tienen a ese país como principal
mercado? ¿Conseguirá el gobierno el financiamiento necesario para cerrar los
números del Presupuesto 2019? ¿Quién será el presidente del Banco Central a
partir de diciembre de 2019? Y, last but not least, ¿quién será el presidente de
la nación a partir de esa fecha?
Son demasiadas incertezas para tomar decisiones de largo plazo. Por eso, hay
una sola demanda: gran parte de los ahorristas no pide flan, sino dólares.
¿Habrá oferta suficiente para satisfacerlos hasta diciembre de 2019? Esta es
otra incertidumbre que se agrega a las anteriores.

Fuente: CENE

Leer más Informes de:

Macroeconomía