La importancia de las cosas simples. El ajuste automático de deducciones y escala del impuesto a las ganancias evita que los empleados pierdan poder adquisitivo

La importancia de las cosas simples.
El ajuste automático de deducciones y escala del impuesto a las ganancias evita que los empleados pierdan poder adquisitivo

Por primera vez en muchos años la discusión salarial no se va a ver dificultada por la incertidumbre acerca de la definición de los parámetros de liquidación del impuesto a las ganancias. Esto es así porque finalmente se ha estipulado en la Ley del impuesto, la actualización automática de las deducciones personales y los tramos de escala,
situación que evita que los contribuyentes queden sometidos al arbitrio del gobierno de turno en esta materia.
En el contexto de procesos inflacionarios como el que nuestro país vive desde el año 2007, la falta de actualización de los parámetros de cálculo de los impuestos implica que los contribuyentes de un mismo nivel de ingreso real (representado año a año por salarios nominales mayores para compensar la inflación) deban tributar porcentajes
crecientes de sus ingresos para cumplimentar su obligación tributaria, con el consecuente deterioro que esto supone en el poder adquisitivo de sus ingresos.
Durante los años 2001 a 2016 los tramos de escala se mantuvieron congelados y los valores de las deducciones personales se ajustaron en valores inferiores a la inflación (incluso no se ajustaron en un par de oportunidades), lo que produjo el efecto para los empleados que parte de los aumentos salariales que obtenían para compensar la
inflación se debían destinar a abonar importes crecientes, en términos reales, del impuesto a las ganancias.
Afortunadamente esta distorsión se ha corregido y, como en cualquier país normal del mundo, se ha estipulado el ajuste automático de los parámetros de liquidación, lo que asegura que los incrementos nominales pactados en las discusiones paritarias no deberían verse afectados por aumentos en las obligaciones impositivas superiores al
incremento obtenido en los ingresos.

Para ejemplificar esta situación se expone en el siguiente cuadro la obligación tributaria (medida en pesos por mes, y en porcentaje sobre el ingreso neto total) de asalariados casados con dos hijos de diferentes niveles de ingresos en tres situaciones:
I. La situación del año 2017
II. La situación que se hubiera producido en el año 2018 considerando un incremento nominal salarial del 20% y sin que existiera el ajuste automático de los parámetros
III. La situación esperable para 2018 considerando el efecto de los ajustes legalmente establecidos

Fuente: IARAF

Leer más Informes de:

Finanzas Sector Público / Fiscal