La encrucijada del autopartismo en América Latina

¿Qué resulta más factible de implementar para el impulso de la producción autopartista en la región: una nueva etapa de industrialización por sustitución de importaciones o acuerdos globales de exportación con las principales terminales del complejo automotriz?, ¿Hasta qué punto la nueva oleada proteccionista mundial limita las políticas regionales de promoción en el sector, y cómo podría afectar al autopartismo latinoamericano la disolución de los principales acuerdos regionales de comercio del sector (Anexo 300 del TLCAN y ACE-14 de la PAC)?, ¿Qué factores explican que el déficit comercial de autopartes en los últimos años haya sido superior a la suma de las balanzas comerciales de todos los restantes bienes de América Latina?
Antes de abordar estas preguntas, es importante recordar que a comienzos del siglo XXI, con la emergencia simultánea de diversos regímenes populares en América Latina, la región experimentó un prologando período de incremento sostenido del bienestar. Restitución o instauración de nuevos derechos sociales, creación masiva de empleo, recomposición de poder adquisitivo de los trabajadores, redistribución progresiva del ingreso y apuntalamiento de la inversión sobre la base de una demanda interna más dinámica, constituyen
un conjunto de factores transversales que caracterizan a una gran cantidad de modelos de desarrollo latinoamericanos en la última década.
Pero todo proceso de crecimiento con inclusión social involucra un profundo cambio en el patrón de consumo de la sociedad, tanto en cantidad de bienes y servicios como en el tipo de productos que comienzan a demandarse
cuando mejora la calidad de vida de la población. Si esta transformación no logra combinarse con diversas modificaciones productivas, normativas y financieras que garanticen una afluencia creciente de divisas, los esfuerzos
progresistas terminan debilitándose por los cuellos de botella que impone la restricción externa.
Los economistas latinoamericanos tenemos muy presente esta peculiaridad de los países emergentes, y con más de 70 años de investigaciones en la materia (desde los pioneros trabajos de la Escuela Estructuralista, hasta los estudios más recientes de inspiración dependentista) existe un consenso generalizado en lo que respecta a la importancia del desarrollo industrial como engranaje clave para una correcta articulación entre estructura productiva y distribución del ingreso… entre los objetivos de pleno empleo y sostenibilidad externa.
En este amplio consenso, sin embargo, tiende a diluirse cuando la discusión se profundiza y se debate en torno a la identificación de los sectores específicos -dentro del tejido industrial- que debieran impulsarse. Como respuesta
a ello, en el marco de una de las tantas reuniones académicas del CEIL/PIETE del CONICET, a mediados de 2010 (con la crisis financiera en su momento más álgido y las respuestas contracíclicas latinoamericanas en proceso de implementación), afloraron preguntas similares a las que encabezan este prólogo y nos planteamos junto a Julio C. Neffa, Pablo Lavarello, Ana Gárriz y Martín Schorr la necesidad de analizar un fenómeno que se agravaría con el paso de los años: la voracidad de divisas del complejo automotriz de América Latina, principal beneficiario de la expansión del bienestar regional y de los asimétricos regímenes de protección latinoamericanos (protección para el bien final y mayor flexibilidad para la importación de insumos intermedios –autopartes-).
Con el apoyo del CONICET (a través del PIP 0528 “Determinantes macro, meso y microeconómicos de la restricción externa”) y de la Asociación de Pensamiento Económico Latinoamericano APEL (con su aporte editorial y su
colaboración para coordinar los esfuerzos académicos de los distintos autores de la obra), emprendimos un proyecto que involucró a más de 30 investigadores de 3 continentes, a lo largo de 5 intensos años de trabajo. Como fruto
de este esfuerzo colectivo nace La encrucijada del autopartismo en América Latina, una obra que a lo largo de sus 11 capítulos (que se resumen en la Introducción de la Parte I) desarrolla un análisis en profundidad de la problemática
examinada, combinando tres enfoques complementarios (que identifican a las 3 partes de la obra): 1) Caracterización sectorial; 2) Políticas y normativas regionales específicas; y 3) Estudio de casos del autopartismo latinoamericano.
Finalmente, es imprescindible destacar el incondicional apoyo de las familias, parejas y amigos de todos quienes hemos coordinado la presente investigación Con su tiempo, cariño, tolerancia e inteligencia han permitido que
cada hora invertida en este proyecto tuviese el sustento fundamental del amor.
Dicho esto, los invitamos a la lectura del libro esperando estar a la altura de la problemática examinada.

Fuente: CONICET - UNDAV - APEL

Leer más Informes de:

Industria