Informe Económico #396

Bajo una regla de responsabilidad fiscal estricta, en 4 años el gasto público provincial podría bajar 2 puntos del PBI y el nacional 3,3 puntos del PBI.

Es clave para la sostenibilidad fiscal que tanto el gasto público provincial como el nacional disminuyan su peso relativo en los próximos años. Para bajar el déficit y paralelamente financiar genuinamente una baja de la tan elevada presión tributaria. En efecto, en el presente informe se analiza en una primera instancia la situación de las Finanzas Nacionales y el impacto en las mismas tras la aplicación de una regla fiscal. En segundo lugar se presentarán las principales alternativas propuestas para delimitar las finanzas de las 24 jurisdicciones argentinas, a los fines de determinar la contribución a la baja del Gasto Primario. El camino que debe seguirse es el contrario al de los últimos años. Debiera bajar el peso del gasto público en la economía. Al considerar que la baja del gasto público nominal es inviable, resulta necesario que el gasto crezca, como máximo, a igual ritmo que la inflación. Con un PBI real creciente, el peso del gasto podrá comenzar a disminuir.

Sin lugar a dudas, el esfuerzo fiscal es significativo. En la baja del peso del gasto público está la generación de un espacio fiscal genuino para bajar la presión tributaria y dinamizar la economía. Pero, paralelamente, hay que reducir también el alto peso del déficit fiscal.

Elementos para el análisis.

Se parte de la última información disponible sobre las Finanzas Nacionales y Provinciales. Se presentan 2 escenarios relevantes alternativos bajo reglas de responsabilidad fiscal, uno de carácter restrictivo y otro más laxo (en términos de libertad de acción), con el fin de proyectar la posible baja del Gasto Primario en un plazo de 4 años.

Por un lado, en el Escenario Estricto se restringirá el crecimiento del Gasto Primario a la evolución del índice General de Precios. En el caso de Nación, específicamente, el Gasto en Seguridad Social crece bajo la línea de lo establecido en la Ley de Movilidad Jubilatoria. Por otro lado, se presenta un Escenario menos rígido. El Gasto Primario Nacional podrá crecer en este escenario por encima de la evolución del índice general de precios, dado que el resto de componentes permanece constante en términos reales a excepción del Gasto en Seguridad Social que crece de acuerdo a los lineamientos de la Ley de Movilidad Jubilatoria. El gasto en personal crece en términos reales igual que la población. En lo que respecta a las Provincias, se estableció que aquellas jurisdicciones que presenten Resultado Corriente positivo tendrán liberada la cuenta de Gasto de Capital, pero deberán mantener el Gasto Corriente Primario constante en términos reales. Sin embargo, una vez finalizado el 2º ejercicio fiscal, a las provincias que hayan presentado Resultado Financiero positivo se les liberará la cuenta de Gasto Corriente Primario para que crezca en línea con la evolución nominal del PBI. El gasto corriente que debe crecer igual a la inflación es el neto de coparticipación a municipios.

Por otra parte, el gasto en personal crece en términos reales igual a la inflación. Adicionalmente, se presentan los siguientes supuestos equivalentes a ambos escenarios:

 La inflación considerada toma un sendero decreciente: 22% para el año 1, 17% para el año 2, 12% para el año 3 y 7% para el hipotético año 4.

 Se consideran 2 posibles tasas de crecimiento real del PBI: 3% y 5%.

 Los recursos crecen en línea con la variación nominal del producto. Es decir que crecen por encima de la inflación prevista.

Fuente: IARAF

Leer más Informes de:

Finanzas Sector Público / Fiscal