Informe de Coyuntura – Octubre 2017

Recuperación con escasa sustentabilidad

 Es indiscutible que la economía argentina experimentó una reactivación durante 2017 que se constata tanto en el leve crecimiento del PIB en el primer semestre de 2017 (1,6%) como en la aceleración del nivel de actividad en julio y agosto (superior al 4% interanual). Sin embargo, tal reactivación implica que el PIB apenas alcanza el nivel de 2015 y se apoya en sustentos débiles en la medida en que no parecen concordar con las prioridades de la política económica. De allí que la perspectiva de continuidad del crecimiento es, al menos, dudosa.

 En primer lugar, vale resaltar que si bien la reactivación fue impulsada por los distintos componentes del mercado interno (consumo privado, inversión y gasto público), en términos de su contribución al crecimiento se destaca el papel del consumo privado. Tal incremento se asocia, por un lado, al aumento de los salarios reales de los trabajadores registrados -que fue del 1,1% en el primer semestre de 2017 y del 5,3% interanual en junio-, y, por el otro, a los incrementos del gasto público en materia de jubilaciones, asignaciones familiares y AUH. Se trata de conquistas de los sectores populares cuyos resultados se vieron favorecidos en el marco de la contienda electoral y la postergación del ajuste tarifario de los servicios públicos. Nada asegura su persistencia en el escenario post electoral.

 En segundo lugar, respecto a los restantes componentes de la demanda agregada es interesante señalar que el dinamismo de la inversión estuvo en buena medida traccionado por la inversión en equipo de transporte importado – en especial, por la compra estatal de trenes-, lo cual restringe su efecto multiplicador sobre el resto de la economía. Asimismo, contrariamente a lo que se viene afirmando, la contribución del gasto público al crecimiento fue contemporánea con un bajo crecimiento de la obra pública en términos reales (0,7% interanual en los primeros nueve meses de 2017 y que resulta 29,0% inferior a la del mismo período de 2015).

 Así, la recuperación del nivel de actividad se sustenta, en lo esencial, en el consumo privado y el papel del Estado en la inversión y el gasto, aspectos que no parecen ser los factores que impulsará la administración Macri tras los favorables resultados electorales. Más bien, sus objetivos de política económica tienden a jerarquizar la estabilización de precios en un contexto de persistencia de altos niveles de inflación, cuya reducción se enfrenta con rigideces estructurales que no están asociadas a fenómenos monetarios (se proyecta para 2017 un nivel de inflación que no bajará del 27% promedio anual y del 25% interanual en diciembre). Ello supone, desde la óptica oficial, sostener el programa monetario, la reducción del gasto público y la restructuración regresiva del ingreso, poniendo en tensión la perspectiva de sostenibilidad de la recuperación del nivel de actividad en un contexto en que las exportaciones netas son significativamente contractivas.

Agravamiento de las brechas externa y fiscal 

 Desde el punto de vista de la composición sectorial de la reactivación cabe apuntar que la expansión estuvo vinculada al desempeño positivo de la construcción, el sector agropecuario y el sector servicios (excluyendo las actividades comerciales). En cambio, el comercio y la industria estuvieron prácticamente estancados en 2017, en tanto que minas y canteras tuvo una fuerte caída donde se destaca la disminución de la producción de hidrocarburos. Así, se constata un nuevo perfil productivo signado por el achicamiento de la industria, que estuvo prácticamente estancada en 2017 y que sufrió una reducción del 4,4% respecto a 2015, con la consiguiente caída en la ocupación fabril.

 Los débiles fundamentos de la reactivación emergen también al considerar el escenario externo y fiscal. Es decir, que a pesar del fuerte endeudamiento externo del gobierno nacional -que en dólares constantes fue el más alto del período 1976-2015 al alcanzar casi USD 39.000 millones en 2016 y USD 14.500 millones en el primer semestre de 2017- no se resuelven sino que, por el contrario, se agravan las brechas externa y fiscal.

 Por un lado, el déficit de la cuenta corriente del balance de pagos alcanzó USD 12.889 millones en el primer semestre de 2017, que es prácticamente el nivel acumulado de 2016. Este saldo negativo fue consecuencia, principalmente, de un fuerte deterioro del saldo comercial que fue de USD 5.200 millones en los primeros nueve meses del año, así como por el crecimiento sustantivo del turismo en el exterior. Así, se acentúa la dependencia de la emisión de deuda externa para equilibrar la balanza de pagos, máxime en un contexto de aceleración de la fuga de capitales al exterior que al contabilizar USD 13.000 millones entre enero y agosto ya superó con creces el registro no desdeñable de 2016.

 Por otro lado, las cuentas fiscales muestran una mejora en los ingresos del 2,1% en términos reales, que no es tal si se excluye el ingreso obtenido por la ley de blanqueo de capitales, mientras que el gasto primario real se mantiene en el mismo nivel de 2016, que ya había tenido una importante caída respecto de 2015. En este marco, el ajuste no implica la desaparición del déficit fiscal sino que, por el contrario, ese año el déficit financiero se mantuvo estancado en términos reales, y se incrementó el 8,3% en comparación con 2015 ante el crecimiento del pago de intereses producto del acelerado nivel de endeudamiento.

 Bajo estas circunstancias es evidente que continúan las pugnas internas en el gobierno en torno a la implementación de un enfoque más o menos gradualista en el despliegue del ajuste y de las reformas laboral, jubilatoria y fiscal. Si bien se trata de un debate interno respecto de la profundidad de las medidas, su denominador común es la implementación de un ajuste que no resolverá los desequilibrios fiscales ni la dependencia del endeudamiento, aunque sí va a poner en tensión los factores que actuaron como vía inductora de la reactivación del nivel de actividad

Fuente: CIFRA

Leer más Informes de:

Macroeconomía