Informe de coyuntura Nº 29

 Cierra el peor año del gobierno de Macri que tuvo como elementossobresalientes el estallido de la burbuja financiera de las
Lebac -con la consiguiente megadevaluación de la moneda- y los salvatajes financieros del FMI, que trajeron aparejada la
profundización del ajuste fiscal y la adopción del enfoque monetario ortodoxo de congelamiento de la base monetaria y
suba de la tasa de interés. El auxilio del FMI alcanza para cubrir parte de los abultados vencimientos de deuda que acumuló
el gobierno en apenastres años de gestión. Pero enfrenta almenos dos problemassustantivos.
 El primero, y por cierto más importante, tiene que ver con la significativa contracción económica que se produjo desde el
inicio de la corrida cambiaria. Esta recesión, aunque bastante homogénea desde el punto de vista sectorial, tuvo su
epicentro en la industria, el sector agropecuario (en este caso por el efecto de la sequía) y el comercio. La excepción más
relevante fue elsector de intermediaciónfinanciera quemostróaltastasas de expansión.
 Desde el punto de vista de la demanda agregada el sobreajuste del consumo privado y el gasto público, así como el
derrumbede la inversión,son los principalesfactores explicativosde la contraccióndel nivel de actividad.
 Estos procesos no están disociados, claro está, de la aceleración inflacionaria que se advirtió trasla devaluación. Ello conllevó
una significativa caída del salario real, que en octubre alcanzó el 10,6% para los trabajadores registrados del sector privado.
Por su parte, la crisis económica se hace sentir con el aumento del desempleo y subempleo, que en el 3° trimestre
alcanzaron el 9,0% y 11,8%, respectivamente, tanto por el aumento de las personas que buscan trabajo en un contexto de
depresión de losingresosfamiliares como por la destrucción neta de empleo registrado que alcanzó a 123.200 trabajadores
en los primeros nuevemeses del año.
 La segunda cuestión guarda relación con la política de desarme de las Lebac, instrumento principal de la valorización
financiera en la primera etapa del gobierno de Cambiemos. Toda vez que buena parte de ese stock fue reemplazado por las
Leliq y las Letras emitidas por el Tesoro Nacional en 2018, cuyo stock sumado ascendió a $ 902.000 millones en noviembre,
no muy lejos del pico de las Lebac. Si bien disminuyó la cartera en manos de agentes privados y se incrementó la que
pertenece a entidades financieras que son las únicas que pueden acceder a las Leliq, las altas tasas de interés de estos
activos, que se apalancan en los depósitos a plazo fijo, evidencian la sostenibilidad de corto plazo de esta política y la
ampliación de susriesgos.
Devaluación e inflación
3
Evolución del ti

Fuente: Cifra

Leer más Informes de:

Macroeconomía