Hacia una economía sin efectivo

Introducción

Los avances en las tecnologías de la información están transformando la forma en la que se realizan transacciones en las economías de todo el mundo. Muchos gobiernos están implementado políticas para fomentar la bancarización de las operaciones, al tiempo que se busca reducir la informalidad y la economía en negro. Suecia se destaca por ser uno de los países que más ha reducido el uso del efectivo, mientras que, en contraposición, India es de los que posee mayor presencia de billetes y monedas en sus operaciones, razón por la cual en 2016 implementó una política de desmonetización. El caso sueco En Suecia, los billetes y monedas circulantes representan solo el 2% del PBI, muy por debajo del promedio de la zona euro que alcanza el 10% del producto, a la vez que en Estados Unidos este porcentaje es de 7,7%, según informó el Banco Internacional de Pagos –Bank for International Settlements (BIS)–. De esta forma Suecia es una de las economías con menor uso de efectivo en el mundo, gracias a sus políticas de difusión del pago electrónico y el alto grado de aceptación de las compras a través de aplicaciones telefónicas. El Banco Central de Suecia, el Riksbank, fue fundado en 1668 y es el banco central más antiguo del mundo. A pesar de su antigüedad, la subgobernadora de la entidad recientemente afirmó que podría transformarse en el primer banco entre las economías avanzadas en emitir su propia moneda digital. La explicación radica en que, según el Financial Times, entre 2009 y 2016 el número de billetes y monedas en circulación en Suecia se redujo un 40% y son cada vez menos los ciudadanos que utilizan el efectivo como medio de pago. De todas formas, esto no supondría una eliminación del dinero físico, sino que ambas monedas se complementarían.

Fuente: CAC

Leer más Informes de:

Finanzas