Hacia una agenda del hábitat en Argentina

El hábitat digno en Argentina es todavía
una deuda pendiente. Hoy, alrededor de
un tercio de la población del país vive en
una vivienda inadecuada, un 15% no tiene acceso
al agua potable y más del 40% no cuenta
con redes de cloaca. Saldar esta deuda requiere
una política urbana integral, que comprenda a
la vivienda como parte de un sistema complejo
en el que interactúa con la infraestructura, el
transporte y el ambiente.
Si bien el desarrollo urbano es una cuestión
que interpela fundamentalmente a las administraciones
locales, los gobiernos nacionales
son actores clave de los procesos de urbanización
y su importancia es cada vez más evidente.
Algunos de los principales desafíos actuales
sólo pueden abordarse con objetivos comunes
entre diferentes niveles de gobierno y con una
perspectiva de desarrollo urbano integral que
articule a los actores de todos los sectores involucrados.
Así, una estrategia nacional de hábitat
es fundamental para lograr una buena
urbanización, es decir, aquella que garantiza
inclusión social, desarrollo económico y sustentabilidad
ambiental.
Ahora bien, ¿qué capacidad tiene el Poder
Ejecutivo Nacional argentino para conducir el
desarrollo territorial y resolver estos problemas?
¿Cómo se organiza el gobierno nacional
para gestionar las políticas de hábitat? ¿Cuánto
presupuesto se destina a su ejecución?
La reconfiguración del Poder Ejecutivo Nacional
en 2016 implicó una organización institucional
que favorece un trabajo más integral y fortaleció
el rol del gobierno nacional en la planificación territorial.
Sin embargo, los problemas urbano-habitacionales
persisten y el presupuesto asignado por
ley para el hábitat disminuyó en términos relativos
durante los últimos años: entre 2012 y 2013 pasó
de representar el 6,2% al 5,7% del presupuesto total
nacional, en 2014 y 2015 alcanzó un máximo de 6,5%
y descendió hasta 5,3% en 2017.
Además de analizar cómo se diseñan, se gestionan
y se articulan las políticas de hábitat en
Argentina desde el sector público, este documento
explora cómo fortalecer la integralidad de la
organización institucional, para ir hacia una gestión
coordinada de las políticas sectoriales. En
otras palabras: ¿qué medidas hacen falta para
fortalecer una estrategia nacional de hábitat?
El gobierno nacional tiene dos compromisos
estructurales en este proceso: definir los lineamientos
de la estrategia nacional de hábitat y
promover su implementación en el nivel de los
gobiernos sub-nacionales. Para ello, debe fortalecer
la integralidad de la organización institucional,
actualizar y articular las iniciativas de
planificación territorial existentes, incorporar el
paradigma del derecho a la ciudad en las políticas
de hábitat, y establecer condiciones e incentivos
para distribuir los recursos nacionales vinculados
a las políticas urbano-habitacionales.

Fuente: Cippec

Leer más Informes de:

Empleo y Social