El triángulo de las Bermudas: impuestos explican más de 50% del precio de la ropa

Comentarios preliminares al trabajo de campo

El presente informe es el resultado de un estudio elaborado desde la consultora Invecq sobre el mercado de la indumentaria en Argentina, acerca de la estructura de costos y formación de precios de la indumentaria en nuestro país. En base a márgenes promedio relevados en empresas de las distintas fases de fabricación y comercialización de una prenda, logramos determinar cómo se forma el precio que termina pagando el consumidor final para responder una pregunta de suma importancia, ¿por qué es tan cara la ropa en Argentina?

Vale la pena mencionar que el presente estudio no pretende ser representativo para todo el sector porque es muy difícil abarcar la cantidad necesaria de empresas para que el estudio tenga significancia y relevancia estadística. Pero no por ello puede ignorarse la importancia del resultado obtenido y debe servir como llamado de atención para todos los involucrados en pos de entender, en parte, la realidad por la que atraviesa el sector.

Indumentaria en crisis

El mercado de indumentaria en Argentina se encuentra en una encrucijada. La situación crítica, compleja y, a su vez, paradójica, es la siguiente: la elevada presión impositiva ha logrado que, a pesar de la protección que ha gozado el sector, toda la cadena de valor de la indumentaria se encuentre hoy en crisis por caída de ventas y pérdida económica, producto principalmente de que la ropa en Argentina ha quedado como una de las más cara del mundo. Es cierto que la contracción económica general sufrida durante el 2016 ha profundizado esta situación en toda la industria, por la caída generalizada del consumo. Pero eso es solo una parte de la realidad. En el otro lado, se encuentra el fenomenal éxodo argentino que día a día conquista las tierras chilenas reventando las tarjetas y arrasando con cualquier centro de compras que encuentre del otro lado de la cordillera. Por lo tanto, la explicación de la crisis del sector como consecuencia de la caída del consumo es una mirada muy parcial del escenario. Esta situación ha llevado a que la actividad de la industria textil (EMI-INDEC) esté cayendo en el acumulado casi 20% hasta julio 2017. Diversos fabricantes de ropa están con rentabilidad negativa o prácticamente en cero desde hace ya dos temporadas (2016 y 2017). Y los comerciantes venden muy poco y muchos de ellos no pueden siquiera cubrir los costos fijos de los locales. Como bien pueden notar, y acá está lo paradójico, todos resultan ser los perjudicados de esta encrucijada. Los empresarios, porque pierden dinero, los comerciantes, porque no venden, los consumidores, porque pagan la ropa muy cara, no compran o se van a afuera a hacerlo, y el Estado, porque deja de recaudar.

Fuente: Invecq

Leer más Informes de:

Comercio Precios