El tipo de cambio actual ya superó la estimación presupuestaria proyectada hasta el año 2021

La inestabilidad cambiaria de las últimas semanas tiene
sus orígenes en una multiplicidad de causas, algunas
internas y otras exógenas.
 Entre las más importantes, se cuentan la presión sobre el
dólar de los fondos que desarmaron posiciones en Lebacs,
el fortalecimiento del dólar por la suba de la tasa de interés
en EEUU y la inestabilidad local posterior a la última ronda
de aumentos tarifarios.
 El “error no forzado” del BCRA, que abandonó su esquema
de libre fijación del tipo de cambio en pos de
intervenciones sistemáticas, sin dudas contribuyó a
potenciar las presiones devaluatorias.
 Con un mercado financiero interno ávido de rentabilidad
de corto plazo, el preanuncia de una posición compradora
no logra más que los fondos hagan uso de esa información
para correr contra la moneda.
 Un manejo torpe de la política de tasas, con tribulaciones
desde el anuncio de fines de año pasado en clara tensión
Jefatura de Gabinete-BCRA, también llevó a los agentes a
buscar resguardo en moneda dura.
 El resultado de la secuencia nos posiciona en el peor de los
mundos: la tasa de interés de referencia toca su techo en
los últimos quince años, el tipo de cambio se incrementa
un 15% y el stock de reservas disminuye más de U$S 6.000
millones en lo que va de año.
 En el presente material, evaluamos las causas y
consecuencias de la inestabilidad económica de las últimas semanas, a partir de ponerle números a la política
cambiaria de los últimos dos años.
 Algunos números que ilustran el desequilibrio cambiario
marcan que, en los últimos tres años, disminuyó el ingreso
de capitales genuinos producto de las exportaciones. Al
primer trimestre de este año, ya se registra una caída de
U$S 2.500 millones respecto de 2015.
 En su lugar, se incrementó ampliamente el ingreso de
dólares especulativos de corto plazo. Por caso, la compra y
venta de títulos y acciones por parte de extranjeros pasó
de explicar un 1% del ingreso de dólares en 2015 a un 25%,
en el primer trimestre del corriente año.
 Pero los capitales golondrina no hunden sus inversiones
en la economía a largo plazo. Después de aprovechar las
altas tasas, fugan capitales. De hecho, el egreso de divisas
en concepto de “entidades financieras y cambiarias”
verifica un aumento del 376% en el primer trimestre de
2018 respecto de los flujos hacia el exterior de 3 años atrás.
 La caída de reservas es el fenómeno subyacente. Los más
de U$S 5.100 millones que se perdieron en abril dan cuenta
de la cuarta caída en magnitud desde inicios de siglo.
 La olla a presión del sector externo rebalsó en las últimas
semanas, a partir de la devaluación del 9% del último mes.
El salto cambiario del cuatrimestre, ya acumula un 20% y
es el tercero más grande de los últimos quince años.
 Con todo, el tipo de cambio actual ya superó la estimación
presupuestaria proyectada hasta el año 2021.

Fuente: UNDAV

Leer más Informes de:

Macroeconomía Sector Público / Fiscal