El GPS de la Economía – Agosto 2017

Los cambios normativos evidenciados en el país vecino, Brasil, es una muestra clara de que el mercado laboral, o mejor dicho, los mercados laborales de diversos lugares están cambiando y deberán adaptarse a los
nuevos desafíos que se le presentan, en aras de mejorar la productividad pero con el menor impacto social posible.
La cuarta revolución industrial, de la mano de la robotización y la inteligencia artificial, se están haciendo presentes en todo el globo y ya empieza a asomarse en Latinoamérica y Argentina.
El reemplazo de actividades por tecnología antes llevadas adelante por el hombre, es un proceso que llegó para quedarse. El mismo traería aparejado destrucción de empleo en el corto plazo, sin embargo, debe verse como una oportunidad para generar nuevos puestos de trabajo de mayor calidad y que en interacción con la tecnología permitan aumentar la productividad, factor que en última instancia permitirá aumentar la riqueza y el bienestar de la sociedad.
Los acontecimientos recientes muestran que la discusión, tanto política como académica, ha comenzado y que el desafío está en adaptar las instituciones a la nueva realidad.
Aquí es donde la planificación de este proceso se torna fundamental. Desde políticas educativas, a formación profesional, hasta generar infraestructura con el fin de desarrollar y expandir los nuevos procesos
tecnológicos harán que el desafío de la cuarta revolución industrial se convierta en una oportunidad que permita cerrar la brecha del desarrollo.

Hasta la próxima edición,

José María Segura

Fuente: PWC

Leer más Informes de:

Macroeconomía