El campo ajustó sus números en 2017 y el 2018 es todavía un escenario con final abierto

  • El margen neto de explotación (ingresos por ventas menos todos los costos) estimado para un establecimiento de referencia (zona norte de Córdoba) se redujo un 40% en el ciclo 2016/17 respecto de la campaña anterior. El deterioro surge de una combinación de factores que afectan a todo sector exportador de commodities, por una baja en los precios internacionales y un menor poder de compra del dólar en el mercado interno
  • A nivel productor, los granos compran hoy menos bienes finales que durante todos los años del pasado reciente, con excepción del 2015. Este año una tonelada de trigo, maíz o soja compró entre 7% y 23% menos bienes que durante 2016 y entre 22% y 35% menos (promedio) que durante el período 2004/2015
  • Existencias abundantes y un buen arranque del ciclo 2017/2018 en el hemisferio norte mantienen los precios de los granos estabilizados a nivel mundial. Lo que suceda en el hemisferio sur (en particular Brasil y Argentina), terminará por inclinar la balanza de los precios hacia una u otra dirección. Los futuros locales (MATBA) anticipan una leve suba en el precio interno de la soja a cosecha 2018, explicada en parte por la baja de derechos de exportación (0,5 puntos porcentuales mensuales, a partir de enero de 2018). En maíz y trigo la situación está bastante estable
  • ¿Qué puede pasar con los márgenes en el nuevo ciclo agrícola 2017/2018? Un proceso de apreciación cambiaria dejaría el margen neto en un nivel similar al de este año (en poder de compra), bajo en perspectiva histórica, equivalente al 57% del período 2005/2014 y sólo superior a 2014/2015, el más bajo de las últimas 16 campañas
Fuente: Fundación Mediterránea

Leer más Informes de:

Agro