Efecto de la devaluación en las cuentas fiscales nacionales.

Durante el último mes, la economía Argentina sufrió una serie de eventos (internos y externos)
que desencadenaron en una suba del tipo de cambio. El mismo subió 20,2% entre el 25 de
abril y el 22 de mayo.

A continuación, se presentan las principales implicancias de esta devaluación sobre las
cuentas públicas.
Lo efectos de una devaluación sobre la economía interna son diversos. Por un lado, mejoran
las condiciones de competitividad de la economía y en cierta medida mejoran las cuentas
públicas, ya que las mismas bajan en términos de exportaciones. No obstante, en un esquema
financiero en el cual el endeudamiento externo fue ganando relevancia para cubrir la brecha
fiscal, los efectos de una devaluación son adversos en cuanto a los pesos necesarios para
cubrir los intereses de deuda en moneda extranjera.
Por lo tanto, ante una devaluación cambiaria se presentan efectos directos, tanto positivos
por el lado de los ingresos como negativos por el lado de las erogaciones estatales que estén
comprometidas en dólares.

En el contexto actual, los Derechos de Exportación en pesos, denotarían una mejor
performance a la esperada por la sequía que acechó la campaña del complejo sojero. Es decir,
ante un tipo de cambio superior al proyectado para el año, las exportaciones valuadas en
pesos suben y favorece una mayor recaudación bajo los Derechos de Exportación. Las
estimaciones indican que se recaudarían $14.430 millones extra con respecto a la situación
previa a la devaluación. En términos del PIB, los Derechos de Exportación aportarían un 0,1%
extra a los Ingresos Totales del Sector Público Nacional.
Por otro lado, los Derechos de Importación dependen de las decisiones de inversión de las
empresas, en gran medida, y de los bienes de consumo importados. Si se asume que las
decisiones previstas de inversión se mantienen y si solo cae parcialmente el consumo de
bienes importados, los Derechos de Importación podrían aportar alrededor de $4.000
millones extra a los Ingresos Totales Nacionales. No obstante, tal como se mencionó
previamente, el flujo de las importaciones en lo que resta del año dependerá del sendero de
la tasa de interés y del tipo de cambio esperado.
Gastos.
Por el lado de los Gastos Nacionales, se tiene que la principal partida afectada por la
depreciación del peso corresponde a los Intereses de Deuda en Moneda Extranjera.

Se espera que el perfil de vencimiento de los intereses agendados para lo que resta del año
aumente en $29.409 millones; lo que implicaría un aumento en la participación de los
intereses de deuda en relación al PIB igual al 0,2%.
Otro componente de las erogaciones gubernamentales que se encuentra atado a los
movimientos en moneda extranjera son las transferencias corrientes del tesoro a ENARSA
para financiar la brecha entre los precios internos y el precio que se paga por la energía
importada. Las transferencias presupuestadas ascendían a $9.973,8 millones y luego de la
devaluación se espera que las mismas signifiquen un extra por $1.899,8 millones.

Fuente: IARAF

Leer más Informes de:

Macroeconomía Sector Público / Fiscal