Disminuye la asignación presupuestaria para programas de la economía social y popular.

La economía popular, social y solidaria no es un emergente de
los últimos años, pero sin dudas volvió a proliferar a partir de la
incapacidad de las instituciones formales de contener a buena
parte de la población.
 Dentro del espacio de la economía popular, definimos a un
segmento amplio de trabajadores que encuentran formas de
subsistencia alternativas a la lógica tradicional de mercado.
 La formación de redes que contribuyen a la generación de un
piso de oportunidades, es muchas veces la válvula de un escape
de un sistema económico de exclusión.
 El devenir de estas iniciativas está incidido por múltiples
variables. Además de la capacidad organizativa de sus
miembros, y posibilidad de darle estabilidad en el tiempo a los
proyectos, también se cuentan aspectos externos al grupo,
relativos al ciclo macroeconómico general.
 Las cooperativas, no siempre quedan libradas a la suerte de sus
integrantes. El Estado también tiene la potestad para apuntalar
las experiencias populares, lo cual en muchos casos derivó en
resultados exitosos.
 Así, programas de transferencias no condicionadas como la AUH
o las pensiones no contributivas, coadyuvaron al sostenimiento
de sectores desfavorecidos desde el plano del ingreso mínimo.
 A su vez, políticas como los programas Argentina Trabaja, Ellas
Hacen, Formación Profesional del MTEySS, asistencia técnica del
Inti e Inta, programas de Agricultura Familiar, Jóvenes con Más
y Mejor Trabajo, Fomeca, entre otros, fueron y siguen siendo
estructuras muy significativas desde el punto de vista del
Estado transfiriendo capacidad hacia sectores con determinado
contexto de vulnerabilidad.

En la presente infografía, analizamos la situación actual de los
diferentes programas de la economía popular, social y solidaria.
Tanto desde el plano del poder adquisitivo de las transferencias,
como a nivel de asignación presupuestaria, se estudia el grado
de apoyo que se ha prestado el Estado sobre el sector y sus, en
los últimos años.
 Los números relativos a la movilidad de los diferentes conceptos
monetarios marcan desde fines de 2015 hasta la actualidad un
deterioro del ingreso medio de los cooperativistas de un 28,2%.
 Por su parte, la asignación por hijo, en tanto política universal,
también verificó una caída real acumulada del 5,8%. A partir del
cambio de fórmula, además, se estima que reduzca su poder
adquisitivo en 3,4% hasta fines e 2019
 En materia presupuestaria, se registra una baja acumulada del
9,6%, medida a valores constantes, en los fondos asignados al
programa “Argentina Trabaja”.
 Similar contexto se presenta con los recursos para la AUH y las
asignaciones familiares. Respectivamente, tendrán asignados
para 2018 fondos 4% y 21,3% menores a los del año pasado.
 Asimismo, en concepto de los programas del Ministerio de
Trabajo relativos a “Capacitación Laboral”, la disposición de
recursos disminuyó un 20% desde 2016, a valores constantes.
 Otra cifra relevante es la de subejecución en programas del INTI.
Por caso, en 2016 no hubo ejecución para en concepto de “apoyo
a los centros de investigación y desarrollo” ($63 asignados), ni
de “regionalización del Inti” ($761 M asignados).
 Con todo, en los últimos dos años se redujo en un 17,3% promedio
la asignación presupuestaria para los programas relativos a la
economía social y solidaria.

Fuente: UNDAV

Leer más Informes de:

Empleo y Social Sector Público / Fiscal