Disminución de la tensión, tras una nueva turbulencia externa Banco Ciudad Nº 464 – 17 de Agosto de 2018

El retorno de la volatilidad a los mercados internacionales y sus repercusiones a nivel local, con suba del tipo de cambio e incremento en la prima de riesgo país, motivó al gobierno a tomar una serie de medidas tendientes a atacar ambos frentes, el cambiario y el fiscal. Desde el Banco Central, se incrementó la tasa de referencia al 45% y se puso en práctica un programa más acelerado de cancelación de las Lebacs, cuyos elevados vencimientos mensuales se habían transformado en una fuente de inestabilidad cambiaria. El Ministerio de Hacienda, en tanto, anunció medidas de corte fiscal orientadas a reforzar los ingresos del sector público, tanto este año como el siguiente.

En lo que hace al escenario externo, las mayores tensiones comenzaron a hacerse evidentes a fines de la semana pasada, siguiendo las continuas fricciones comerciales entre Estados Unidos y China, a las que se sumó luego la espiralización de la crisis financiera en Turquía. Al igual que en episodios recientes, las monedas emergentes se vieron afectadas por un proceso “vuelo a la calidad” de los inversores internacionales, en un marco de mayor incertidumbre sobre el desenvolvimiento de la economía global.

La lira turca, uno de los disparadores de las recientes turbulencias, llegó a perder un 24% de su valor en 2 días (41% en un mes), aunque luego recuperó parte del terreno perdido durante la última semana, entre otros factores, tras un anuncio de inversiones por USD 15.000 millones en dicho país por parte de Qatar. En Turquía, el efecto de las sanciones comerciales impuestas por EE.UU., se montó sobre un marco de renovadas preocupaciones sobre el rumbo de su política económica, ante la negativa de las autoridades a subir las tasas de interés y solicitar asistencia financiera del FMI, frente a un elevado déficit de cuenta corriente, al que se suman fuertes vencimientos de deuda del sector bancario.

Ante estos acontecimientos, a nivel local, la cotización del dólar pasó a situarse por encima de los $30 a nivel mayorista a comienzos de la semana (luego de haberse mantenido estable en $27-$28 durante algo más de un mes), acumulando un alza de 9%, mientras que la prima de riesgo país trepó hasta los 748 puntos básicos. Luego, con el correr de los días, y como resultado del combo de medidas oficiales y el aplacamiento de la volatilidad externa, la situación tendió a estabilizarse, y la cotización del dólar se mantuvo estable en torno a los $30, a la vez que el riesgo país volvió a ubicarse por debajo de los 700 puntos.

En lo que hace al accionar de las autoridades, desde el Banco Central los esfuerzos se concentraron en devolver la calma al mercado de cambios, tanto en lo inmediato, como apuntando a reducir su vulnerabilidad a futuro a través del desarme del stock de Lebacs. En este sentido, por un lado, se elevó la tasa de política monetaria al 45%, comprometiéndose además la autoridad monetaria a no disminuirla al menos hasta octubre, mientras que en lo que respecta a las Lebacs, se puso en práctica un programa de cancelación acelerada de estos instrumentos (ofreciendo en cada licitación un monto inferior al que vence), apuntando a eliminarlos completamente hacia el mes de diciembre.

Como parte también de esta estrategia, y a los fines de moderar el impacto sobre la cotización del dólar, el BCRA (en acuerdo con el FMI) se comprometió a asegurar la disponibilidad de divisas mediante subastas diarias en los días subsiguientes a cada licitación de LEBAC, al tiempo que el Ministerio de Hacienda comenzó a poner en práctica un calendario regular de licitaciones de Letras del Tesoro en pesos, buscando captar parte de los fondos que se encontraban invertidos en las letras del Banco Central. Sobre esta base, también se incrementaron los encajes bancarios en 3 puntos porcentuales, elemento que impactó en las tasas de interés en pesos, desincentivando el pasaje de moneda local a dólares, fundamentalmente de empresas, pero también de individuos.

Reflejo de las menores tensiones cambiarias, las licitaciones de dólares por parte del Banco Central pasaron de USD 200 millones el martes, a USD 781 millones el miércoles y sólo USD 55 millones el jueves, sin desprenderse ya de divisas en la jornada del viernes.

En el frente fiscal, por su parte, desde el Ministerio de Hacienda se implementaron una serie de medidas para reforzar los ingresos del fisco, tanto en 2018 como 2019, apuntando al sector exportador, el cual alcanzó una posición más favorable luego del ajuste reciente en la paridad cambiaria. Se redujeron en un 66% los reintegros a las exportaciones, y se suspendió por 6 meses la baja establecida en los derechos de exportación para derivados de la soja, al mismo tiempo que se eliminó también el Fondo Federal Solidario, a través del cual se transfería a las Provincias y Municipios el 30% de las retenciones a las exportaciones del complejo sojero. Las tres medidas brindarían ingresos adicionales para el Tesoro Nacional por más de $65.000 millones en lo que resta de este año y el próximo, elemento que complementará las iniciativas en materia de gasto a ser incluidas en el Proyecto de Ley de Presupuesto 2019 que se presentará en el Congreso en septiembre, de manera de mejorar la posición fiscal y ayudar a despejar las dudas sobre el cumplimiento de la meta de reducción del déficit primario pautada en el acuerdo con el FMI, particularmente del año que viene.

Por último, esta semana se conocieron los datos de inflación de julio, los cuales marcaron una desaceleración de la variación mensual de los precios minoristas respecto a la de junio, aunque manteniéndose de todas maneras en valores elevados, reflejo de los efectos residuales de la suba del tipo de cambio de mayo-junio sobre el valor de los bienes transables internacionalmente, combinados con alzas ya previstas en precios regulados. El IPC Nacional del INDEC presentó una variación de 3,1% en julio (con un aumento en el componente subyacente de 3,2%), impulsada por los rubros alimentos (4,0%) y transporte (5,2%), junto con alzas estacionales en recreación y cultura (5,1%), entre las más significativas.

En suma, si bien la economía continúa estando expuesta a los vaivenes de los mercados internacionales, se siguen dando pasos importantes que permitan ir dando forma a un marco de mayor resiliencia que el vigente a comienzos del corriente año. A los efectos del ajuste ya verificado por el tipo de cambio real sobre las cuentas externas y al acuerdo alcanzado con el FMI para garantizar una fuente de financiamiento estable y barata, se suman ahora las recientes medidas para una convergencia más acelerada al equilibrio de las cuentas públicas y el desarme del stock de Lebacs, elemento este último que permite reducir una fuente de volatilidad del mercado cambiario y mejorar la eficacia de la política monetaria.

CONTENIDOS

  • Precios moderan su avance en el margen, aunque con alzas aún elevadas (pág.2)
  • La marcha de los mercados (pág.4)
  • Estadístico
Fuente: Banco Ciudad

Leer más Informes de:

Macroeconomía