De cumplirse la letra del acuerdo, el recorte a los empleados estatales superará el 13% en un año

 Transcurridos poco más de dos años y medio desde el cambio
de paradigma económico, Argentina se vuelve a embarcar en un
préstamo de largo plazo con el Fondo Monetario Internacional.
 La necesidad de cerrar la brecha externa, derivada de un déficit
fenomenal en el intercambio comercial, en turismo y el pago de
intereses, fue determinante en la decisión de endeudamiento
por la vía del organismo multilateral de crédito.
 Claro que este tipo de préstamos para países con problemas de
insustentabilidad severos no está exento de condicionalidades.
Estas restricciones impuestas se plasman tanto en lo relativo a
las políticas públicas como en cuanto al diseño institucional.
 En ese marco, el acuerdo ya refrendado tiene como eje central la
implementación de un programa de ajuste acelerado en las
cuentas públicas, para todos los niveles de gobierno.
 El eje de objetivos macro se estructura a partir de una hipótesis
de déficit fiscal de 2,7 puntos del PBI para el corriente año, y de
1,3 puntos para 2019. Esto implica, en dos años, un recorte en el
gasto público de alrededor de $500.000 millones.
 Semejante programa de ajuste afectará tanto a la órbita
nacional como a las provincias. El Ejecutivo distribuirá el recorte
de manera proporcional a la coparticipación. Se estima que las
jurisdicciones locales asumirán un tercio del achique.
 En la presente infografía, analizamos los principales
lineamientos del acuerdo con el FMI. A la luz del reporte oficial
del Organismo, que presenta sus evaluaciones y proyecciones
macroeconómicas, estudiamos las posibles consecuencias del
crédito y su impacto sobre nuestras perspectivas económicas.}
 En breves cuentas, el objetivo del acuerdo es únicamente la
eliminación del déficit para 2020. Un primer aspecto relevante
es que esta medida no considera el pago de intereses de la
deuda. En números, la cuenta de intereses trepará a 3 puntos del
PBI cuando se llegue al equilibrio fiscal, esto es, más del doble
de los intereses que se pagaban en 2015.
 En ausencia de inversiones genuinas que permitan cubrir el rojo
de cuenta corriente (la IED caerá este año en 0,8% del PIB), la
contracara de reducción del déficit fiscal es la toma de deuda.
Así, según especifica el Fondo, el ratio de deuda externa a PBI
cerrará 2019 casi 25 puntos por sobre los niveles del año 2015.
 A nivel macro, el acuerdo no descarta la posibilidad de un
escenario recesivo en el corto plazo. En ese marco, el PBI caería
en 2018 a nivel agregado mientras que, en términos per cápita,
finalizaría 2019 un 2,5% abajo por debajo de los niveles de 2015.
 No está clara la potencia del acuerdo en términos del combate a
la inflación. Ocurre que, de cumplirse la letra del acuerdo, 2019
cerrará con una inflación acumulada del 163% en cuatro años.
Esto es, casi 90 puntos porcentuales por debajo de las iniciales.
 Otro punto esclarecedor del acuerdo se vincula con la inversión,
que en relación al PBI cerrará 2019 en 0,7% del PIB debajo de 2015.
Su contracara, el ahorro, presenta igual trayectoria: se reduce
desde el máximo de 2015, donde se posicionaba en torno al 15%
del PBI hasta el 12,8% del PBI para el año próximo.
 En materia de empleo, no se espera una baja de la tasa de
desocupación, que según la letra del acuerdo subirá 0,1%
respecto al año 2016. Por el lado salarial, en 2019 se producirá un
virtual congelamiento de la paritaria del sector público, con un
aumento del 8% hasta junio de 2019. Por lo tanto, de cumplirse
los parámetros de inflación estipulados, la pérdida de poder
adquisitivo de los estatales superará los 13 puntos en un año.

Fuente: Undav

Leer más Informes de:

Empleo y Social