¿Cuántas golondrinas hacen verano? Analizando la Performance Fiscal y su Financiamiento (Lisandro Barry y Carlos Quaglio)

Si el gobierno lograra mantener el gasto primario constante en términos reales, la tasa de crecimiento del PBI se constituye en la variable estratégica de eliminación del déficit operativo y comenzar a descomprimir la incidencia de los intereses en el resultado financiero (déficit total).

 

La velocidad de acceso al equilibrio fiscal dependerá, entonces, de la magnitud de la tasa de crecimiento que se logré. Obviamente, si se lograra bajar el gasto en términos reales se reducirá la tasa de crecimiento del PBI necesaria para igualar ingresos y gastos. En definitiva, la duración temporal de este eventual proceso virtuoso dependerá de la combinación entre velocidad en la reducción del gasto real con la intensidad del crecimiento del producto.

En estos días el gobierno nacional está llegando a acuerdos básicos con los gobernadores, la dirigencia sindical y empresaria y los representantes más relevantes de la oposición parlamentaria “constructiva”, que deberán plasmarse en la introducción de reformas relevantes en el régimen previsional, tributario y laboral argentinos, como así también en las relaciones financieras entre la Nación y las provincias.

Las mismas –reflejando un grado importante de conciencia acerca de la importancia de los desequilibrios fiscales, de la inflación y de la frágil aptitud competitiva argentina- están esencialmente orientadas a controlar y disminuir dichos desequilibrios a nivel tanto nacional como provincial y a mejorar la competitividad económica del país.

La metodología del acuerdo como herramienta política de avance dentro de lo posible, se constituye, a nuestro entender, no sólo en una señal inédita en la experiencia política de la Argentina contemporánea sino también en la condición esencial de posibilidad de legitimación de reformas y de progreso perdurable sobre los problemas económicos esenciales, que afronta la Nación en forma acumulativa desde hace mucho años.

El sendero a transitar es, sin duda, extenso y estrecho y, por lo tanto, no exento de peligros y acechanzas pero imprescindible de ser recorrido.

Fuente: Lisandro Barry y Carlos Quaglio

Leer más Informes de:

Finanzas Macroeconomía Sector Público / Fiscal