CRÉDITOS UVA Por la devaluación, los créditos UVA pierden hasta un 12% de poder de compra de propiedades.

Nuestro país mantiene un déficit habitacional crónico. Esto se
traduce en más de tres millones de familias sin acceso a la
vivienda propia en condiciones dignas y en un hábitat adecuado.
 Para paliar este flagelo, la anterior administración instrumentó
el programa Procrear, a partir del cual se desarrollaron más de
200.000 hogares desde cero, así como se propició la finalización
de más de 120.000 viviendas. No obstante, la primera versión del
Procrear no alcanzó para superar la falencia habitacional.


 La actual gestión, en cambio, modificó radicalmente el
programa Procrear respecto de su espíritu original. En el último
año se asimiló su funcionamiento al de los créditos
convencionales del segmento privado.
 Por otro lado, hace casi dos años se empezó a dar impulso a una
nueva línea de créditos hipotecarios: los créditos a cuota
variable. Los mismos, ajustan en función a una unidad de
medida, llamada UVA, que sigue al nivel de inflación.
 Si bien los principales bancos del país están promoviendo
fuertemente estas nuevas líneas cómo una solución superadora
para que las familias accedan a la vivienda propia, el diseño de
estos créditos no se encuentra exento de riesgos intrínsecos.
 Uno de los riesgos tiene que ver con el posible desacople entre la
inflación y los ingresos de los deudores. Ocurre que en varios
segmentos de los dos últimos años los precios se aceleraron con
respecto a la evolución de los salarios. Este fenómeno provoca
un aumento en la carga del crédito sobre la economía familiar.
 Por otro lado, la incertidumbre del actual contexto de crisis
cambiaria puede tener un efecto mayúsculo. Saltos abruptos en
la cotización del dólar pueden implicar un deterioro patrimonial
en el momento inicial de la suscripción del hipotecario UVA.
 La presente infografía busca poner bajo análisis los principales
aspectos cuantitativos de las líneas de crédito a cuota variable.
En particular, nos centramos en el eventual aumento en la carga
financiera del préstamo, tanto como en el riesgo de descalce.
 En primer lugar, se destaca que los salarios, en promedio,
perdieron contra la evolución de las UVA, en la medición desde
inicios de esta línea hasta la actualidad. Es así que los ingresos
promedios de los trabajadores privados registrados subieron
55,67% mientras que la cotización de la UVA aumentó 57,31%.
 Esta evolución dispar implicó un mayor peso de la cuota variable
a devolver. A partir de un crédito hipotético promedio de un
banco comercial privado, un ejercicio financiero simple muestra
que la relación entre cuota y salario podría incrementarse hasta
en 2,8 puntos porcentuales, a fin de este año.
 Como corolario de este efecto se tiene una carga financiera aún
mayor sobre las familias. Por el desacople entre los meses de
aumento paritario y los meses de ajuste –mensual- de la UVA, el
resultado marca un peso incremental de más de $13.200 para
quienes suscribieron en abril de 2016.
 Otro inconveniente de estas líneas de crédito es el mencionado
riesgo de devaluación. Debido a la histórica valuación en dólares
de las propiedades, el deterioro de poder adquisitivo de un
determinado crédito contraído puede ser sustantivo.
 Por caso, quienes tuvieron aprobado un crédito en el último mes,
previo al salto devaluatorio, perdieron hasta 6 puntos
porcentuales de cobertura del monto contraído. En valores
monetarios, se trata de un diferencial superior a los U$S 6.500.
 Con todo, el excedente a pagar por sobre el préstamo otorgado
es hasta un 12% mayor por el aumento del tipo de cambio.

Fuente: UNDAV

Leer más Informes de:

Construcción Empleo y Social