Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe: La inserción laboral de las personas mayores

Tras dos años de contracción del producto regional, acompañada de un fuerte aumento del desempleo,
en 2017 se produjo la transición hacia una fase de crecimiento económico positivo, aunque moderado.
En el ámbito laboral, el crecimiento económico del 1,3% conllevó una leve aceleración de la generación
de empleo asalariado y supuso el fn del descenso de la tasa de ocupación urbana observado a lo
largo de tres años consecutivos (de 2014 a 2016). Sin embargo, la generación de empleo no fue
sufciente para revertir el aumento de la tasa de desempleo abierto urbana, que, después de acumular
un aumento de 2,0 puntos porcentuales durante los dos años anteriores, volvió a incrementarse, si
bien de manera más moderada, en 0,4 puntos porcentuales. Con ello alcanzó un 9,3%, el nivel más
elevado desde 2005, lo que equivale a aproximadamente 23 millones de desempleados residentes en
las zonas urbanas de la región. A la exclusión social que supone este nivel de desempleo, se sumó
un nuevo deterioro de la calidad del empleo. En efecto, si bien la generación de empleo asalariado
registró una leve aceleración, el aumento del empleo formal fue débil y el trabajo por cuenta propia,
en general de peor calidad que el empleo asalariado, volvió a incrementarse en mayor medida.
No obstante, la tendencia observada en la evolución de diversas variables laborales es
más favorable que en años anteriores, en que el deterioro fue más pronunciado. Por ejemplo, se
registró un repunte en la generación de empleo manufacturero a nivel regional, un sector en que,
habitualmente, el empleo es de mejor calidad. Por otra parte, destaca el hecho de que, a pesar del
contexto económico poco favorable de los últimos años, en general, los salarios reales del sector
formal se mantuvieron estables o registraron modestos incrementos, lo que contribuyó a estabilizar
el consumo de los hogares —que representa el mayor componente de la demanda agregada—,
y esto, a su vez, representó un aporte importante para la reactivación del crecimiento económico.
En la segunda parte de este informe se analiza la magnitud y las características de la inserción
de las personas mayores en los mercados laborales de América Latina, un tema de creciente
importancia. Para hacer frente a los procesos de envejecimiento y sus efectos sobre la sostenibilidad
de los sistemas de pensiones, muchos países desarrollados revirtieron las políticas implementadas
en el pasado, aumentando la edad de jubilación y reduciendo las opciones de jubilación anticipada.
A la vez, una proporción cada vez mayor de personas, sobre todo de nivel educativo elevado,
prefere mantenerse vinculada al mercado laboral, generalmente porque siente que puede seguir
contribuyendo de manera relevante a la sociedad y que sus condiciones de salud física y mental le
permiten continuar ejerciendo una actividad laboral más allá de la edad normal o legal de jubilación
que establecen los sistemas de seguridad social.
La situación es muy diferente en América Latina, pues, en esta región, la principal razón por
la que las personas mayores se mantienen activas en el mercado laboral más allá de la edad de
jubilación es la falta de ingresos, sobre todo en el caso de las mujeres.

Fuente: CEPAL

Leer más Informes de:

Economía Internacional Macroeconomía