CONTINÚA CRECIENDO LA PRODUCCIÓN DE GAS: 6,8% EN SEPTIEMBRE 2018

La producción gasífera continúa ofreciendo un crecimiento importante. En septiembre de 2018 se expandió un 6,8% frente a igual mes del año anterior, está muy cerca de los niveles del año 2009, y se encuentra atravesando un cambio morfológico considerable desde el punto de vista de los tipos de yacimiento y de su localización geográfica.

Fuente: Invenómica con datos de la Secretaría de Energía.

La ampliación de la producción de gas está fundamentalmente explicada por la maduración de las inversiones en gas no convencional, empujadas en buena medida por los mejores precios que ofrecía la Resolución 46/2017. En contraposición, sin ese beneficio, la producción de petróleo tuvo un desempeño mucho más modesto.

Fuente: Invenómica con datos de la Secretaría de Energía.

El gas no convencional se acerca al 40% de participación en la producción total de gas. Esta realidad también queda en evidencia en la creciente relevancia que está alcanzando la provincia de Neuquén, asiento de Vaca Muerta, como epicentro de la producción gasífera argentina. Luego de tocar el piso de participación en el agregado nacional en el año 2013 (43%), en septiembre de 2018 Neuquén produjo el 52% de todo el gas nacional. Los indicadores de perforación indican que esta participación seguirá aumentando.

Ya con menos incentivos a la producción de gas, se espera que las operadoras argentinas vuelquen un mayor esfuerzo al petróleo, de más fácil exportación y que hoy tiene un precio internacional interesante.

Las posibilidades de exportar gas están hoy fundamentalmente concentradas en Chile o en la maduración (lenta) de proyectos de licuefacción con grandes necesidades de inversión.

La continuidad en el sendero de crecimiento del sector requiere necesariamente de inversiones fuertes en perforación, infraestructura productiva y social. En un contexto de financiamiento limitado y caro, las posibilidades de afrontar un proceso inversor son restringidas, fundamentalmente en las empresas que conformar la base productiva del sector, las empresas proveedoras de servicios de tamaño chico y mediano.

Las experiencias de otros emprendimientos de recursos hidrocarburíferos no convencionales, tales como los de Texas, demuestran la fuerza movilizadora de estos proyectos y la necesidad de consensuar políticas que potencien su desarrollo y eviten efectos no deseados. La articulación de acuerdos del sector público con las empresas, las organizaciones intermedias y los sindicatos, son centrales para promover las condiciones de infraestructura económica y social para darle sustento a este desarrollo. Son políticas públicas de carácter micro o meso económico, en la cuales la eficiente capacidad de gestión pública juega un rol central.

Un sector hidrocarburífero en crecimiento podrá aportar soluciones a las cuentas externas, pero fundamentalmente mediante un suministro firme y a buen precio, podrá de dotar de mayor eficiencia a la economía argentina.

Fuente: INVENOMICA

Leer más Informes de:

Energía y Minería Opinión Propia