Con la mirada puesta en el fin de año

Los recientes datos publicados por el INDEC con respecto a la evolución mensual de la actividad
económica dan cuenta del inicio de una caída en el nivel del PBI. En el mes de abril, la economía tuvo una
contracción interanual del 0,6%, con una incidencia del agro de -3,8% (al caer un 30% interanual) mientas
que en mayo la caída se aceleró y marcó un -5,8% con una incidencia del agro de exactamente -5,8% (al
caer 35,2%). Estos números indican que la importante caída que mostró la actividad en el segundo
trimestre del año responde casi exclusivamente a la destrucción de la producción agropecuaria generada
por las inclemencias del clima. En abril el buen desempeño del resto de los sectores compensó al agro y
acortó la caída total hasta un 0,9% mientras que ya en mayo la fortaleza del resto de la economía fue
menor y en el agregado la contracción fue igual a la contracción sectorial del campo, es decir que no hubo
un efecto compensador por parte del resto de los sectores económicos.
Lo que resulta importante señalar es que en estas dos caídas (abril y mayo) aún no había tenido casi
impacto la inestabilidad cambiaria, y la contracción económica respondió a la sequía y su efecto derrame
sobre otros sectores conexos, como el transporte (que cayó un 5% en mayo). En base a ello, descontado
ya un segundo trimestre fuertemente recesivo como consecuencia casi exclusivamente de la sequía,
queda por delante un tercer trimestre en el que esperamos que continúe la contracción, como
consecuencia ahora del impacto sobre la economía real de la crisis cambiaria, la aceleración inflacionaria y
la caída de los salarios reales consecuente. Es decir que, una vez pasado el efecto oferta negativo que
sufrió la producción agropecuaria, llega el turno de la caída por el efecto corrida cambiaria, incertidumbre
y pérdida del poder adquisitivo de los ingresos. Así, debemos esperar que entre los meses de julio y
septiembre continúen los números negativos.

Fuente: Invecq

Leer más Informes de:

Macroeconomía