Argentina: Reporte Mensual SBS

Anticipando volatilidad; esperando continuidad

Anticipando volatilidad pre-electoral, pero esperando continuidad política. Mientras el mundo financiero internacional se torna más incierto, la candidatura al senado de CFK despierta fantasmas populistas que parecían olvidados. El gobierno mantiene su esperanza en la polarización, donde 20% de votos moderados desempatarían una elección en favor del candidato oficial. Un crecimiento económico mediocre ha impedido un apoyo popular más amplio, pero optimismo sobre el futuro sigue siendo uno de los principales aliados oficiales. El alto rechazo que genera CFK es el otro. La receptibilidad del Congreso a las reformas necesarias va a depender del resultado electoral, pero seguimos apostando a continuidad, invirtiendo en riesgo Argentino y ARS, pero con cautela, sin subestimar volatilidad pre-electoral, ni la creciente complejidad del escenario internacional. La recuperación se afirma, pero lenta. La revisión positiva del 1T17 confirma una tendencia cercana al 3% de crecimiento en lo que resta del año. Cada mes se suman mas sectores del PBI con avances anual positivos, pero la recuperación continúa lenta y heterogénea. El repunte del primer trimestre reflejó una suba generalizada de la demanda interna, tanto consumo como inversión. El agro, la construcción, la actividad financiera y las profesionales continúan liderando la expansión. La industria y el sector comercial, siguen siendo los sectores rezagados. La recuperación gradual de la economía Brasilera constituye otro empuje adicional, sumado al abundante financiamiento externo disponible. Una creciente incertidumbre política local y financiera internacional constituyen los principales peligros de corto plazo; una tímida mejoría de la inversión, el mayor desafío de largo plazo. El BCRA recupera grados de libertad. Un buen número inflacionario en junio permitió recuperar la esperanza de una marcada desaceleración en 2S17. Pero la suba de varios precios puntuales y administrados anticipan una aceleración a 2% en julio, mientras nuevos ajustes de tarifas evitarían romper la barrera del 1,2% en el resto del año. Esto sugiere que el BC sólo podrá bajar su tasa de política monetaria gradualmente. Dicha cautela monetaria junto a una política fiscal expansiva financiada con crédito externo tiende a asegurar un escenario de tasas de interés elevadas (especialmente en dólares) y de peso apreciado. El ruido político pareciera ser el único riesgo para el ARS en el corto plazo. Financiamiento en la encrucijada. El gasto público sigue expandiéndose, pero el gobierno mantiene su promesa de déficit primario de 4,2% del PBI. El sendero fiscal actual exige un ajuste de 1,8% del PBI para 2018, demandando un drástico control de gasto y aumentos en precios públicos. La actual trayectoria anticipa una relación deuda producto de casi 40% hacia 2019. Todavía manejable desde una perspectiva regional, pero casi obligando a mejorar las cuentas públicas después de la elecciones. Mientras tanto la emisión sostenida en un mundo algo más complejo impide cualquier compresión de spreads.

Fuente: SBS

Leer más Informes de:

Macroeconomía