Acuerdo con el FMI y condicionamiento de la política macroeconómica

 El Acuerdo con el FMI supone un préstamo Stand By de 50.000 millones de dólares por 36 meses. Los
desembolsos se harán en tramos: el primer tramo por US$ 15.000 millones se otorgarán una vez aprobado el
Programa, la mitad serán destinados a apoyo presupuestario (US$ 7.500 millones.) El resto de los tramos serán
precautorios.
 Una de las metas más destacadas refieren a las inflacionarias: se reconoce una meta de inflación para final de
2018 igual o menor al 27% (expectativas de mercado que releva el BCRA), el 17% para 2019, 13% para 2020 y 9%
para 2021.
 Algunos compromisos del Acuerdo son continuar progresivamente la baja de los subsidios a la energía y el
transporte: aumentará la proporción del costo de producción de gas que pagan los consumidores del 80% en
2017 al 90% en 2020; y de la electricidad del 60% en 2017 al 90% en 2020.
 La gran apuesta por parte del Gobierno es que los salarios de la administración pública crezcan menos que la
inflación para disminuir el peso relativo en el gasto. Las Remuneraciones de la totalidad de los empleados
públicos representan el 11% del Gasto Total.
 Disminución del 15% de gastos en compras de bienes y servicios por parte del Gobierno Nacional en términos
reales: la prestación de servicios de salud, seguridad, asistencia social y otras tareas del Estado se cubren a través
de la compra y contratación de servicios, por lo cual es de esperar un Estado menos presente en la cobertura de
alguna de estas áreas.
 Posponer Obra Pública: Su impacto recaerá en las provincias y municipios que dependen del Estado Nacional
para la realización de muchas de sus obras. El Gobierno apunta a la privatización de la obra pública, a través del
programa de Participación Publico Privado.
 Protección social: En caso de que las condiciones sociales empeoren, se incluye una salvaguarda en el acuerdo
para permitir un gasto adicional de hasta $ 13.500 millones en 2018 y el equivalente a 0,2% del PIB por año para
“Asignaciones Universales para Protección Social”.
 Reformas del Sistema jubilatorio: se buscará la sostenibilidad del sistema previsional, para ello podría
aumentarse la edad jubilatoria. Se menciona la posibilidad de que el Fondo Garantía de Sustentabilidad (FGS)
pueda vender sus activos para financiar gastos corrientes, lo que implicaría una descapitalización del sistema.
 El gobierno genero importantes reformas en la recaudación de impuestos en estos 2 años y medio: un millón
más de trabajadores pagan impuestos a las ganancias. Por su parte, las empresas pasaron de pagar ganancias no
distribuidas al 25%, en lugar del 35% previo. Se eliminó progresivamente Bienes Personales. Lo mismo que las
retenciones agrícolas, cayendo 10% en la participación de la recaudación, perdiendo más de 4 mil millones de
dólares.
 Las modificaciones impositivas implementadas por el Gobierno Nacional no generaron un aumento significativo
en la recaudación y tampoco se ha dado el crecimiento económico que permita impulsar la recaudación para
disminuir el déficit fiscal. Si han generado un sistema tributario más regresivo.
 El Gobierno Nacional entiende que reduciendo el déficit fiscal la economía encontrará dinamismo para el
crecimiento económico. Desde la llegada al Gobierno, el principal objetivo ha sido la reducción del déficit fiscal
por la vía de la baja del gasto público. Sin embargo, la eliminación y/o baja de ciertos impuestos progresivos
fueron en sentido contrario. Como resultado, en estos dos años y medios lejos de reducirse, el déficit se
incrementó pasando del 1,8% en 2015 al 3,9% del PBI en 2017.
 Es importante saber en que gasta el Estado para saber en qué impactara la reducción del déficit fiscal. Los
“Servicios Sociales” son la principal finalidad, $ 6,5 de cada $ 10. Los “Servicios Sociales” están conformados
principalmente por ANSES (Jubilaciones, Asignaciones familiares, AUH, pensiones, etc.) que representa el 75% de
los gastos sociales; Educación y cultura (11%) y Salud (6%) entre las más importantes.
2
 Los “servicios de la deuda pública” duplicaron la participación en el gasto respecto a 2015 como consecuencia
del brutal endeudamiento externo contraído por el Gobierno Nacional (80 mil millones de dólares de deuda
externa neta en 2 años y medio).
 Lo que el Estado se “ahorró” dejando de subsidiar a los hogares y las empresas ahora lo gasta en el pago de la
deuda pública.

Fuente: CESO

Leer más Informes de:

Macroeconomía