XIII Informe de Coyuntura Cedebh Mayo 2017

RELEVAMIENTO DE INDICADORES OFICIALES Y PRIVADOS Período: Relevamientos difundidos entre el 16/03/2017 y el 15/04/2017 El presente informe recopila distintos indicadores económicos públicos y privados dados a conocer desde el 16 de Abril del año 2017 al 15 de Mayo de 2017.

A) Informe de coyuntura 1.Perdidas de puesto de trabajo y cierre de empresas Los números del Indec confirmaron la caída del empleo formal privado en 2016. El instituto informó que se destruyeron 68.314 puestos de trabajo. En términos porcentuales, la caída estimada del empleo formal privado fue del uno por ciento interanual. Las mayores caídas de puestos de trabajo registrados se dieron en la industria (-3,7 por ciento) y construcción (8 por ciento). A nivel juridisccional, las pérdidas de empleo fueron encabezadas por Tierra del Fuego (-12,8 por ciento), Santa Cruz (9,9 por ciento), San Luis (-7,3 por ciento), Formosa (-6,9 por ciento) y Catamarca (-4,3 por ciento). En la provincia de Santa Fe, la caída fue del 0,4 por ciento. En el mismo período se produjo un importante cierre de empresas (más de 5.000) fundamentalmente pymes.

2.Cuentas Fiscales El Gobierno registró un déficit fiscal primario de 18.184 millones de pesos en marzo y de 41.344 millones en el primer trimestre. Ese número equivale a 0,4 puntos del PBI. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, celebró el sobrecumplimiento de la meta de déficit para los primeros tres meses de este año (prevista en el 0,6 % del PIB). Sin embargo, ese resultado es consecuencia de los ingresos extraordinarios obtenidos por el blanqueo fiscal. La consultora Ecolatina estimó que sin esos recursos se hubiera incumplido la meta fiscal en casi 20 mil millones de pesos. Es decir, el rojo fiscal hubiera sido de 0,8 puntos del PIB. Por otro lado, el proceso de megaendeudamiento verificado en los últimos quince meses, está comenzado a pasar la factura. El Gobierno debió pagar 29.293 millones de pesos de intereses de la deuda en el primer trimestre del año. Así, el déficit fiscal financiero se elevó hasta los 70.637 millones de pesos. Los servicios de deuda a pagar este año ya superan el 10 por ciento del presupuesto de gastos. El objetivo del Gobierno es terminar el 2017 con un déficit primario del 4,2 por ciento del PBI. El cumplimiento de esa meta luce muy complicado ya que habrá menores ingresos (no se contará con los ingresos extraordinarios del blanqueo) y mayores gastos (actualizaciones salariales, jubilatorias, obra pública). La única posibilidad que se alcance el objetivo anunciado, en este escenario, sería implementar un fuerte torniquete fiscal en el último trimestre del año. Por su parte, los analistas privados proyectan un déficit fiscal cercano al 6,2 por ciento del PIB en 2017 y al 5,4 % en 2018. Las estimaciones privadas están muy lejos de las previsiones oficiales.

3.La Inflación El cumplimiento de la meta oficial de inflación fijada por el BCRA (12 al 17 %) está severamente comprometido. Por eso, el BCRA mantuvo la tasa de interés de referencia en el 26,25 %. Lo cierto es que el mantenimiento de altas tasas de interés demuestra tener escaso efecto sobre la dinámica de los precios. La inflación de abril volvió a estar arriba del 2 por ciento (ver cuadro). Por otro lado, la mayoría de los indicadores muestran una inflación acumulada, en el primer cuatrimestre, superior al 9 por ciento. En esa línea, los indicadores oficiales provinciales muestran una inflación para el primer cuatrimestre del año (Mendoza: 9,9 %, CABA: 9,4 %, Córdoba: 9, 76 %) superior a la informada por el Indec (9,1 %). Los funcionarios ya están abriendo el paraguas ante el casi seguro incumplimiento de la meta pautada. En ese sentido, el ministro de Finanzas Luis Caputo sostuvo que “lo importante no es la meta del BCRA sino que baje la inflación”.

4. El consumo popular cae. El consumo suntuario sube El consumo viene retrocediendo desde comienzos de 2016. La caída interanual en marzo fue del 2,3 por ciento, según los datos del Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala. La evolución del consumo no es uniforme: el retroceso es muy acentuado en los bienes y servicios populares. Lo contrario sucede con productos suntuarios. Un informe elaborado por la Fundación Soberanía Sanitaria y la Universidad Nacional de Avellaneda demuestra cómo se viene produciendo un descenso en el volumen (y calidad) de consumo de productos alimenticios de primera necesidad. Por ejemplo, la demanda de leche fluida per cápita cayó de 44,2 litros en 2015 a 40,1 litros en 2016. Lo mismo ocurrió con las manzanas y peras (-15 por ciento), la manteca (- 13), los limones (- 11) y el yogur (- 9,8). Los especialistas sanitarios advierten que el deterioro en la alimentación provoca dos serios problemas: obesidad y desnutrición. La contraparte de la caída del consumo popular es el aumento en la venta de bienes y servicios (automóviles y motos de alta gama, camionetas 4 x 4, viajes al exterior) destinados a la población de mayores ingresos.

Fuente: CEDEBH

Leer más Informes de:

Comercio Macroeconomía Precios Sector Público / Fiscal