Vaca Muerta: balance de siete años de desarrollo

El desarrollo del shale gas y del shale oil ha provocado una revolución en el mundo, al punto de ser parcialmente responsable de una sobreoferta que estimuló una estrepitosa caída del precio del petróleo en 2014, que aún estamos sufriendo. La Argentina es uno de los cuatro países en el mundo que desarrolla sus recursos de shale, con el desarrollo de la Formación Vaca Muerta en la Cuenca Neuquina, proceso iniciado por YPF en julio de 2010 con la puesta en marcha del pozo LLLK.x-1.

Luego de siete años, se han perforado 734 pozos y la producción a junio de 2017 es de 37,296 barriles por día – bbl/d (5,929 metros cúbicos por día – m3/d) de petróleo y 209.8 millones de pies cúbicos por día – MMcft/d (5.94 millones de metros cúbicos por día – MMm3/d) de gas que representan un 8% del total de petróleo producido en el país y un 5% de la producción nacional de gas.

El movimiento económico asociado tuvo un gran impacto en la región, y las expectativas generadas llevaron la discusión a los titulares de los diarios y llegaron a la sociedad temas que habitualmente están reservados a los expertos. Surgieron movimientos en pro y en contra el desarrollo de Vaca Muerta y se generó un ámbito de discusión en los hogares.

En este trabajo se hace un análisis del proceso de desarrollo al evaluar las producciones obtenidas y las expectativas futuras, las áreas de mayor actividad, los actores involucrados, la geometría de pozos y su evolución en el tiempo, los tiempos de perforación, el hidrocarburo objetivo y otros aspectos que permiten entender la historia reciente y preparar a la industria para los próximos pasos.

Un análisis comparativo con los rendimientos y los costos logrados en Estados Unidos pone en perspectiva el punto actual de madurez del desarrollo de Vaca Muerta y las posibilidades de emular el éxito logrado en Eagle Ford, Bakken, Marcellus, Haynesville y, más recientemente en el Permian. Los resultados de los análisis de pozos tipo y sus económicos son una muestra del desafío que la industria y el país tienen por delante para convertir el recurso del shale en el generador de un proceso de crecimiento de impacto nacional.

Fuente: PETROTECNIA

Leer más Informes de:

Energía y Minería