Un momento frío en el ciclo de gobierno.

Marzo y Abril son meses difíciles para el gobierno. Continúa el ajuste sobre el sector público, en particular en lo que respecta a los salarios. Que se actualizan por debajo de la inflación anual. En general, los gremios de empleados estatales (sin incluir a los docentes, que son un tema aparte) han acordado tramos de aumentos entre marzo y septiembre (entre 7 y 8%, dependiendo del caso) y dejaron la segunda parte de la negociación para el último trimestre del año. A su vez, son meses de aumentos de tarifas en servicios públicos domiciliarios, alquileres, transportes, salud. Asalariados y consumidores en general sufren el impacto.

Eso, invariablemente, se ve reflejado en los números presidenciales. De acuerdo a la medición de Observatorio Electoral consultores, realizada durante los últimos días de marzo (1158 casos, ámbito nacional, entrevistas telefónicas) la imagen positiva del presidente Macri es de 36,4%, la regular del 19,1% y la negativa de 42,1%, con un 2,4% que dice no saber. Mientras tanto, la aprobación es del 41,9%, contra una desaprobación de 52,8%. Esto significa que la imagen presidencial cayó algo más de 4 puntos con respecto a un mes atrás, y la aprobación un poco más de tres.

G1_467

No constituye una caída abrupta, ya que las diferencias entre mes y mes se encuentran cercanas al margen de error de la encuesta. Sin embargo, son consistentes con otros indicadores que miden el pulso de la satisfacción económica, como la percepción económica familiar (con amplio predominio de visiones pesimistas), las expectativas económicas para el año, o el temor a la inflación. Marzo fue un mes descendente.

Cabe destacar que entre la última semana de febrero y los primeros días de marzo los números de imagen presidencial y aprobación de gestión fueron hacia arriba. Aún en un clima de pocas buenas nuevas económicas, el gobierno parecía disfrutar de los efectos de una repolitización. Los temas eran Chocobar, Moyano, el aborto. La repolitización fue eficaz, aunque tal vez algo efímera. En los últimos días el gobierno apuesta a los resultados de la gestión, a presentar un balance positivo (los números de la pobreza, el éxito turístico del super fin de semana largo) en el marco del inevitable momento frío que atraviesa. Hay que pasar el otoño: en la Casa Rosada, se respira confianza para mayo y junio.

Fuente: Analytica

Leer más Informes de:

Sin categoría