Situación Latinoamericana – 1er Trimestre 2018

Resumen
Los mercados financieros en América Latina continuaron mostrando un tono positivo. Se mantuvo una baja
volatilidad y continuaron las entradas de flujos de capitales, aunque moderándose gradualmente. Esta evolución
positiva se apoyó en la mejora del crecimiento mundial y el incremento de precio de las materias primas. Hacia
adelante, anticipamos depreciaciones moderadas de los tipos de cambio en la región, al hilo de la divergencia entre
los aumentos de tipos de interés por parte de la Fed y alguna reducción adicional de tipos de interés en América del
Sur, con el riesgo de episodios de aumento de la volatilidad en el proceso.
América Latina crecerá 1,7% en 2018 y 2,5% en 2019, tras cerrar con un avance de 1,1% en 2017. Se va consolidando
así el cambio de tendencia en la región después de una desaceleración de cinco años hasta 2016. (Gráfico 1.1). La
previsión para 2018 es 0,1pp superior a la de hace tres meses, en la medida que revisamos al alza el crecimiento en muchos países de la región, ante unos datos de actividad reciente mejores a los anticipados, un mayor crecimiento mundial y mayores precios de las materias primas. Las principales excepciones son México y Colombia (que mantienen inalteradas sus previsiones) y Perú (donde la revisamos a la baja en un entorno de mayores tensiones políticas). El crecimiento regional en los dos próximos años se apoyará en el sector externo y en el impulso de la inversión. El crecimiento en 2019 estará ya cerca del potencial de la región, un potencial menor que el mostrado en la década del fuerte aumento de precios de las materias primas hasta 2013, lo que apunta a un nuevo normal para América Latina.
Las presiones inflacionarias se mantienen relativamente acotadas, excepto en Argentina y México. La inflación
cerró 2017 en niveles bajos, salvo en Argentina (aunque con clara tendencia a la baja) y México. Contribuyeron la
debilidad de la demanda interna y la fortaleza de las divisas. Con una inflación ya casi en línea con los objetivos de
los bancos centrales, se anticipa algún recorte adicional de tipos de interés en algunos países de América del Sur a
inicios de 2018, después de lo cual se mantendrían estables hasta entrado el año 2019. En el caso de México,
Banxico mantendría los tipos de interés estables el resto de 2018 tras una posible corrección alcista adicional en
febrero.
Los riesgos alrededor de la previsión de crecimiento están sesgados a la baja, pero se moderan respecto a
hace tres meses. Por el lado externo, disminuyen los riesgos de corto plazo asociados a China tras un mayor foco
en la reducción de desequilibrios. Se mantienen los riesgos asociados a la normalización monetaria en EEUU y a su
política comercial. Por el lado interno, los riesgos políticos han amainado en Argentina y Chile, después de las
elecciones, pero se mantienen las tensiones e incertidumbre política en Perú, Brasil, Colombia y México. Asimismo,
persiste el riesgo de retraso de las obras de infraestructura en marcha en varios países.

Fuente: BBVA Research

Leer más Informes de:

Economía Internacional