Situación Latinoamérica 3 er TRIMESTRE 2017

Los mercados financieros en América Latina continuaron en una fase de tensa calma. Los precios de los activos latinoamericanos continuaron mostrando ganancias, en un contexto de muy baja volatilidad (e incluso la sensación de cierta complacencia de los mercados) y a pesar de cierta corrección de los precios de las materias primas. Hacia adelante, anticipamos depreciaciones moderadas de los tipos de cambio en la región, pero sin descartar una rápida reversión de la baja volatilidad que ha disfrutado la región en los últimos meses.

El crecimiento en América Latina avanzaría al 0,8% en 2017 y 1,7% en 2018. La recuperación tras la contracción del -1,2% en 2016 estará apoyada en la salida de la recesión de dos de las principales economías regionales (Brasil y Argentina), pues en la mayoría del resto de países se producirá una desaceleración de la actividad en 2017 respecto a 2016, lastrado por shocks externos y la falta de vigor de la demanda interna. Hacia adelante, seguimos previendo que el principal impulso al crecimiento en América del Sur provenga tanto del sector externo (con mejores términos de intercambio y una demanda global en ascenso) así como por el impulso de la inversión pública y privada en países como Argentina y Colombia, a los que se uniría Perú en 2018. Con todo, sigue siendo un crecimiento bajo, tanto en relación al potencial de la región (cercano al 3%) como en relación a las economías desarrolladas (alrededor del 2%).

Prosigue la disminución de la inflación en América del Sur, y se acerca el fin de las subidas en México. Los registros de inflación en la región han sorprendido a la baja en la mayoría de países, condicionados por la estabilidad de los tipos de cambio, así como la debilidad de la demanda interna y la moderación del precio del petróleo y de los alimentos. Dado este panorama de menor inflación y debilidad de la actividad, anticipamos un tono aún más acomodaticio de los bancos centrales en la región, con la continuación de los recortes de tipos de interés en América del Sur y el fin de las subidas en México. En cualquier caso, resulta claro que la política monetaria está llevando el mayor peso del ajuste contracíclico, ante la falta de espacio fiscal, con la excepción de Perú.

Los riesgos alrededor de la previsión de crecimiento se acentúan en el frente interno, pero se alivian por el lado externo. Por el lado interno, se acentúan las tensiones políticas en muchos países, al tiempo que persiste en riesgo de retrasos en la inversión. Por el lado externo, si bien aumenta el riesgo de medio plazo asociado a las vulnerabilidades financieras de la economía china, se reduce levemente el riesgo ligado a las políticas económicas en EEUU, incluyendo la de una retirada apresurada de sus estímulos monetarios.

Fuente: BBVA Research

Leer más Informes de:

Economía Internacional Macroeconomía