SEMÁFORO DE LA INDUMENTARIA ARGENTINA – ABRIL 2018

Con un fuerte componente importado, los supermercados ganan peso en el mercado de la indumentaria

 

La nueva edición del Semáforo de la Indumentaria Argentina confirma el aumento de los supermercados como canal para la venta de ropa, algo que ya se daba en 2017. Las tiendas minoristas confirman su baja en las ventas, mientras que los shoppings crecieron un 4,2%, marcando quizás un cambio de tendencia.

 

En la presente edición de abril del Semáforo de la Indumentaria Argentina, generado por la CIAI, aportamos los habituales datos mensuales. A ello sumamos un rápido balance de lo ocurrido desde la primera edición de esta herramienta, en agosto del año pasado.

Así, en primer lugar, mientras que las ventas de ropa en los negocios minoristas y en los shoppings tendieron a caer en 2017, los supermercados incrementaron su peso en el mercado. En ese mismo sentido, se confirma la tendencia en el presente Semáforo: al tiempo que  las ventas minoristas cayeron un 2,8% interanual, las ventas en supermercados subieron 1,6% en enero en relación al mismo mes del año anterior.

Ahora bien, en los shoppings hay una nota nueva: a pesar de la caída registrada durante buena parte de 2017, en enero las ventas en los centros comerciales de GBA se incrementaron 4,2% -en términos reales y en relación a enero del 2017- mostrando cierta reversión de lo acontecido a lo largo del año pasado.

En paralelo al incremento de ventas en supermercados, se observó el fuerte crecimiento del componente importado de prendas: computando solamente febrero, las compras al exterior marcaron un aumento del 47,5% en dólares y 58,1% en volumen con respecto a febrero del año pasado.

Se resalta, además, que la dinámica del tipo de cambio real con China –origen que representa alrededor del 75% del total de las prendas importadas- permitió cierto abaratamiento de dichas importaciones a lo largo del período. Sin embargo, a partir de marzo, se observa alguna reversión de esta tendencia, en buena medida debido a la devaluación nominal del peso argentino y la apreciación relativa de la moneda china en relación al dólar.

Sin embargo, a pesar de estos movimientos en la cotización de las monedas, el precio de las prendas importadas cayó un 6,7% en el mes de febrero de 2018 en relación a febrero de 2017.

Por su parte, los aumentos de los precios de la ropa se mantuvieron por debajo del nivel de inflación, de acuerdo a los datos publicados por el INDEC. En ese marco, la caída del consumo fue, en gran medida, impulsada por el deterioro del poder adquisitivo del salario que, en febrero de este año, mostró una baja interanual del 2%.

Así, en un escenario marcado por la caída del consumo y el aumento del nivel de importación, la caída de la producción física de indumentaria fue otra de las tendencias que se habría consolidado a lo largo del 2017. En rigor, hacia el último trimestre del año dicha contracción se ubicó en torno al 2,1% con respecto al mismo trimestre de 2016.

Vinculada a esta caída de la producción -fruto del achicamiento del mercado, tanto interno como de exportación, durante 2017- se observó cierta tendencia a la precarización laboral durante el año. A este respecto, los indicadores mostraron el crecimiento del empleo informal y la reducción de puestos de trabajo registrado. Según los últimos datos disponibles, la cantidad de costureros asalariados registrados cayó un 8,1% interanual en el segundo trimestre de 2017, a la par que se estima, en base a la EPH-INDEC, que los costureros informales se incrementaron en 35 mil para igual período.

Otro punto a resaltar, que registró un fuerte impacto en la producción de indumentaria, se encuentra asociado a los costos de producción. En efecto, hubo importantes aumentos a lo largo del período tales como en el costo de financiamiento, el costo energético y los costos de logística, estos últimos traccionados por el precio de los combustibles.

En primera instancia, la tasa de interés para el financiamiento en cuenta corriente PyME ascendió al 35,8% en febrero de 2018 según datos del Banco Central y en línea con la pauta de tasas que lleva adelante el organismo.

Luego, el costo de la energía eléctrica superó el 118,2% de aumento en febrero de 2018 en relación al mismo mes del año anterior; en tanto que el precio de la nafta súper, que da cuenta del costo de logística, registró aumentos en torno al 36,9% interanual también en febrero de 2018.

Como contrapartida, se observó que el mercado mantiene sus expectativas positivas en relación al crecimiento de la economía –a pesar de corregir ligeramente a la baja- esperando hacia el mes de febrero un incremento del PBI del orden del 2,7% para 2018. A su vez, la confianza del consumidor medida por la Universidad Di Tella se mantuvo al alza durante todo 2017 y permaneció sin variaciones en marzo del corriente año.

Sobre el Semáforo de la Indumentaria Argentina

El Semáforo de la Indumentaria Argentina desarrolla 18 variables con los principales indicadores del sector. A comienzos de cada mes brindamos esta herramienta actualizada a los medios de comunicación y a la opinión pública, de modo de contar con una fuente de información confiable y permanente sobre la actividad.

Fuente: CIAI

Leer más Informes de:

Comercio Industria