Resumen de la semana: del 22 al 26 de enero

Durante la semana se dieron a conocer nuevos datos del avance de la actividad económica, tanto agregada como por sectores. La economía en su conjunto tuvo una expansión del 0,4% en noviembre respecto a octubre, y del 3,9% interanual. Con respecto a la actividad hotelera, ligada tanto al turismo interno como receptivo, se registró en el mes de noviembre un aumento del 7,9% en la ocupación de las plazas de hoteles del país. Con estos números positivos, que caracterizaron a casi todo el año 2017, el período terminaría con una expansión del 5% respecto al 2016, ubicándose por encima del crecimiento promedio de la economía.

Por su parte, con el cierre de los números de comercio exterior de 2017, se conoció que la balanza comercial arrojó un déficit de casi 8.500 millones de dólares como consecuencias de exportaciones que se mantuvieron casi sin variación respecto al año 2016 e importaciones que aumentaron apenas por debajo del 20%. Si bien el número del rojo comercial en dólares es récord, en relación al PBI aún se encuentra por debajo de desequilibrios comerciales mayores como los registrados en los años 1994 y 1998.

Con respecto al plano social, según los últimos aumentos de precios, la Canasta Básica Total para una familia tipo de 4 integrantes quedó en $16.677 por mes. Es decir, que una familia con esa composición con ingresos menores a ello es considerada pobre en la Argentina. La valorización de la CBT tuvo un incremento del 4,1% en el mes de diciembre de 2017, lo que representa uno de los mayores saltos de los últimos meses. El incremento en las tarifas públicas fue uno de los principales motivos de esta alza. Sin embargo, la Canasta Básica Alimentaria, que se utiliza para medir la indigencia tuvo un incremento de solo el 1,2% ya que no se ve impactada por los precios regulados. De mantenerse esta tendencia respecto a las variaciones de las dos canastas, es probable que en los próximos meses se identifique una reducción más importante en la indigencia que en la pobreza.

Con respecto a la política monetaria del BCRA, como era de espera, en esta semana la tasa de política monetaria tuvo una nueva reducción. Nuevamente la autoridad monetaria decidió reducir la tasa del centro del corredor de pases en 0,75 puntos porcentuales al igual que lo había hecho la semana anterior. Así, el Central continúa adaptando su instrumento a las nuevas metas fijadas del 15% para la inflación total en diciembre de este año.

El número


La actividad económica tuvo una expansión del 3,9% interanual en el mes de noviembre del año 2017. En el anteúltimo mes del año pasado, la economía tuvo una variación positiva en términos desestacionalizados del 0,4% respecto al mes inmediatamente anterior.  Así, con estos números hacia fin de año, se concretaría un crecimiento anual menor al 3%, y muy cercano al 2,7% que proyectábamos desde finales del año 2016. Con esta recuperación, la economía argentina ha alcanzado su máximo nivel histórico, superando al tercer trimestre del año 2015. Además, al no haber llegado a registrar una variación mayor al 3,2% interanual, no deberá pagarse el cupón de PBI, relajando parcialmente las necesidades financieras del fisco. Con respecto a la composición del crecimiento, se destaca la creciente difusión sectorial. Mientras que a inicios del 2017 solo un par de sectores mostraban números positivos, al cierre del año, solo la minería y los servicios de electricidad, gas y agua muestran caídas mientras que todos los restantes sectores han logrado recuperarse de la caída del año 2016 y mucho de ellos ya se encuentran en franca expansión.

El gráfico que habla


Muestra la evolución del índice de tipo de cambio real, es decir, que indica la competitividad cambiaria de la economía argentina. La línea verde representa el tipo de cambio real bilateral con el principal socio comercial del país, Brasil. Este índice es de suma importancia para monitorear lo caro o barato que puede resultar el sector manufacturero para el vecino país, dado que la mayor parte de los envíos a Brasil perteneces al sector industrial (automotriz, químicos y plásticos, etc.). La línea azul representa el tipo de cambio real multilateral, dada la totalidad de socios comerciales y sus respectivas participaciones en el comercio con Argentina y la amarilla representa la competitividad cambiaria bilateralmente con Estados Unidos, es decir que mejora siempre y cuando el dólar se mueva por encima del diferencial de inflación entre Argentina y el país del norte. Cómo puede observarse, con los últimos movimientos de la divisa en el mercado cambiario local, la economía se ha beneficiado de un aumento considerable de competitividad cambiaria. Sin embargo, es sabido que estos movimientos son de corto plazo y con el correr del tiempo el aumento de los precios internos vuelve a apreciar a la moneda en términos reales. Para lograr un aumento del tipo de cambio real permanente es imprescindible que los precios de los bienes no transables aumenten por debajo de los transables. Para ello es necesario que la demanda interna ejerza menos presión, mediante la reducción del elevado gasto público y que la corrección del déficit fiscal resulte en una menor entrada de dólares financieros que permita la corrección del tipo de cambio nominal en un mercado de relativa flotación. En relación al tipo de cambio real previo a la salida del cepo, el TCR con Brasil se encuentra un 45% por encima, el TCRM está un 22% más alto y solo un 13% si la comparación se hace para el tipo de cambio real bilateral con Estados Unidos. Esto deja en evidencia que, gran parte de la mejora en el tipo de cambio real multilateral se debe a la ayuda externa mediante la apreciación de las monedas de los socios comerciales y no por una devaluación interna real significativa.

Fuente: Invecq

Leer más Informes de:

Macroeconomía