Resumen de la Semana: 11 al 15 de Diciembre

La agenda económica de la semana estuvo casi monopolizada por el debate sobre el cambio de la fórmula de movilidad previsional. Cuando el oficialismo creía que contaba con los votos necesarios para dar inicio a la sesión y aprobar el proyecto, las situaciones de violencia generadas por la oposición tanto dentro como fuera del recinto obligaron a levantar la sesión. Se volverá a intentar la semana que viene; el gobierno está convencido de que lo mejor es conseguir esta ley con la cual podría ahorrarse hasta 70.000 millones de pesos (según distintos cálculos) al aplicar durante el 2018 una fórmula que le aumenta el ingreso a los jubilados y demás beneficiarios de la seguridad social por encima de la inflación, pero por debajo de lo que arrojaba la fórmula vigente desde 2009.

Por su parte, se conoció el dato de inflación nacional del mes de noviembre que arrojó un alza mensual de precios promedio del 1,4% lo que lleva a la inflación interanual al 22,5%. De cara a los importantes aumentos de precios regulados que se están llevando a cabo en el presente mes, la inflación aumentará en diciembre. De este modo, la meta del BCRA (17% de máximo) será claramente incumplida, como proyectamos desde comienzos de año. El desafío de Sturzenegger, ante este escenario, es el de lograr una reducción de la inflación durante los próximos meses para acercarse lo más posible a la meta de 2018 (12% máximo). Las probabilidades de cumplirla son muy bajas, y los pronósticos están más en línea con una inflación hacia fin del año que viene que no descendería del 15%.

En cuanto a las cifras de turismo internacional, continúa el aumento de la brecha entre la llegada de extranjeros al país y la salida de argentinos hacia el resto del mundo. En lo que va del año, el aumento de los turistas argentinos que viajan al exterior es del 18%, mientras que las llegadas al país por parte de no residentes aumentan pero a una velocidad mucho menor: 6,8%. De cara a los próximos años no hay expectativas de una reversión de esta tendencia ya que es un resultado típico de los períodos de relativo atraso cambiario, al menos, en relación al tipo de cambio muy competitivo que hubo en la economía argentina desde la salida de la crisis de la convertibilidad y hasta el año 2010.

Desde el exterior, la noticia más relevante surgió de la última reunión de la Reserva Federal presidida por Janet Yellen. El encuentro de marzo, ya se hará bajo la presidencia de Powell. En la reunión de este miércoles se decidió continuar con el ajuste gradual de la política monetaria estadounidense, subiendo la tasa de interés de referencia desde el 1,25% al 1,5%. A su vez, el comité se expresó en favor de continuar normalizando la tasa a lo largo del año que viene con tres aumentos más. Si bien el gradualismo pareciera estar garantizado, cada punto extra de encarecimiento del crédito es una mala noticia para la Argentina dado el nivel de déficit fiscal que necesita financiarse con deuda externa. Durante 2018 y 2019, el Ministerio de Finanzas necesitará financiamiento por alrededor de 60.000 millones de dólares. Teniendo en cuenta que el financiamiento del BCRA se mantendrá en los mismos  niveles nominales que 2017, lo que debería salir a buscarse al mercado externo es de aproximadamente 45.000 millones de dólares. A su vez, desde el equipo económico estiman que a partir de 2020, el desequilibrio fiscal podría pasar a financiarse casi exclusivamente en el mercado de capitales interno. Si bien esto podría tener algún impacto sobre el financiamiento al sector privado, el lado positivo es el de proteger al programa financiero de posibles episodios de “sudden stop“.

 

El número


Las cifras del mercado laboral del tercer trimestre del año arrojaron algunos datos importantes. En cuanto al desempleo, el mismo tuvo una reducción desde el 8,5% durante el tercer trimestre del año pasado al 8,3% en este año. Si bien no puede considerarse una reducción estadísticamente significativa, la tendencia es positiva. Además, esta reducción en la tasa de desempleo se dio en conjunto con un alza en la tasa de empleo (42,1% a 42,4%) y de actividad (46% a 46,3%), lo que indica un mejoramiento en el comportamiento del mercado laboral.

El mismo día en que el instituto publicó el índice de desempleo, se conoció la noticia de que Cyntia Pok había renunciado a su cargo. Como directora de la EPH, Pok estaba a cargo de las mediciones de desempleo y pobreza. Rápidamente se escucharon versiones de posibles presiones políticas que habría sufrido la directora debido al alza de la tasa de desempleo registrado en la provincia de San Juan. Sin embargo, su puesto fue reemplazado por Sandra Duclós, quien también había sido desplazada del INDEC durante al gestión de Moreno y formaba parte desde 2016 del equipo de Pok, lo que resta credibilidad a las versiones sobre presiones políticas.

El gráfico que habla


En la semana se dio a conocer también la variación del índice de precios de la Ciudad de Buenos Aires, con un componente núcleo que arrojó un 1,3% mensual y un 23% interanual. Resulta interesante concentrarse en este índice debido a que contamos con una serie más larga que la del INDEC, lo que permite hacer un análisis de los recientes números en un contexto de más largo plazo. En el gráfico se observa que el promedio móvil de seis meses del componente núcleo mensual es del 1,6%, el registro más bajo desde enero de 2013. Si bien todavía resulta imposible quebrar la barrera del 1,5%, es destacable que desde comienzos de año la dinámica se mantiene algo más abajo del promedio de 2%, que fue lo común durante todo el año 2015, un año en el cuál no hubo prácticamente movimientos del tipo de cambio ni normalización tarifaria. En este contexto, es esperable que la tendencia continúe siendo descendente, con la excepción de diciembre. Dados los anuncios de aumentos de precios regulados que ya se dieron, es sabido que diciembre será un mes “disruptivo”, del mismo modo que lo fueron los primeros meses del 2016 y de este año. El cambio de precios relativos que está encarando el gobierno desde diciembre de 2015 dificulta la estrategia de desinflación del Banco Central y es por eso justamente que las metas lucen inalcanzables y el Central se esfuerza en controlar las expectativas vía suba de la tasa de interés de política.

Fuente: Invecq

Leer más Informes de:

Macroeconomía