Protección social, sistema previsional y bienestar integral en las personas mayores

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL CON LA PERSONAS MAYORES. SERIE BICENTENARIO 2010-2016. BOLETÍN N° 3- AÑO 2017.

La información analizada en este informe surge del último relevamiento de la Encuesta de la Deuda Social Argentina – Serie Bicentenario, realizado durante el tercer trimestre de 2016. Por este motivo, los efectos generados por una serie de medidas adoptadas en materia de política previsional en junio de 2016 no pudieron ser registrados por dicho relevamiento. Dar cuenta de esas iniciativas, aunque todavía no podamos estimar su efectivo impacto, tiene especial sentido debido a que las medidas implementadas han tenido justamente la intención de atender algunos de los déficits que reporta en materia de cobertura y bienestar este documento. Por este motivo, cabe al menos relativizar algunas de sus magnitudes, aunque no así aquellas evidencias que dan cuenta de las fuertes desigualdades sociales que continúa reproduciendo y que todavía no logra revertir el sistema previsional argentino. El 29 de junio de 2016, el Congreso de la Nación sancionó la Ley n° 27.260 conocida como “Ley de Reparación Histórica”. Uno de los objetivos principales de esta ley es procurar brindar una mayor protección social, más universal y permanente, para los adultos mayores. 1) En este marco se puso en marcha la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), la cual constituye una prestación vitalicia y no contributiva independiente del tipo de inserción laboral durante la vida activa. Está destinada a los adultos mayores que no alcancen los años de aportes requeridos por la Ley 24.241 para una jubilación ordinaria, y no perciban otras prestaciones contributivas o no contributivas, entre otros requisitos. Además, el goce de esta prestación es compatible con el desempeño de cualquier actividad en relación de dependencia o por cuenta propia, de modo que quienes reciben esta pensión pueden seguir trabajando hasta lograr los años de servicio para obtener su jubilación. 2) Un aspecto importante es que la PUAM habilita el cobro de las mismas Asignaciones Familiares que perciben hoy los jubilados y pensionados del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y permite acceder a los servicios del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI). Los titulares de las Pensiones No Contributivas (PNC) de más de 65 años pueden ser beneficiarios de la PUAM, lo cual implica una mejora de $640 en sus haberes y mejor acceso a protección de salud. 3) Por otro lado, la Reparación Histórica permite reconocer las historias laborales reales de los trabajadores ya que reconoce el derecho de los jubilados y pensionados que se encuentran en proceso judicial contra la ANSES a actualizar sus haberes en función de fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, de las Cámaras de la Seguridad Social y de las Cámaras Federales, mediante la firma de un acuerdo. En este marco, según datos oficiales de ANSES, en el último año, más de 1 millón de jubilados percibieron sus haberes con reajuste (por medio de la Reparación Histórica), lo cual implica un aumento promedio de 31% en los haberes de los jubilados beneficiados por la norma. En ese marco, más de 400.000 jubilados dejaron de cobrar la jubilación mínima luego de adherirse al programa. 4) Por último, cabe señalar que según un estudio publicado recientemente por ANSES (http:// observatorio.anses.gob.ar/archivos/documentos/ DT_1601_Cobertura%20Previsional.pdf), la cobertura previsional individual de la población de 65 años y más oscila entre 90,6% (según la EAHU) y 97,5% (datos de registro), la cobertura conjunta entre 93,9% (EAHU) y 99,5% (ENAPROSS), mientras que la conjuntaocupacional entre 99,1% (EPH) y 99,9% (ENAPROSS). Al respecto, cabe señalar que las diferencias con los niveles de cobertura presentados en este informe (levemente más bajos), se explican en parte por la inclusión en nuestros análisis de la población de mujeres de 60 a 65 años, que en los estudios presentados por ANSES no fue considerada. Es importante considerar la situación de los adultos mayores en el contexto de paulatino envejecimiento de la población. En este escenario, el sistema previsional enfrenta importantes desafíos: ampliar los ya elevados niveles de cobertura, promover mayores niveles de bienestar y disminuir los niveles de desigualdad, protegiendo a la población más vulnerable. De este modo y de manera simultánea a la emergencia del nuevo escenario previsional, surgen algunos interrogantes en torno a los niveles de bienestar y equidad en la población de personas mayores. ¿Cómo evolucionará el nivel de cobertura de las mujeres de 60 a 64 años? ¿En qué medida los haberes de los nuevos jubilados y de los pensionados por PUAM mejorarán la capacidad de compra de los ingresos y la satisfacción de necesidades económicas? ¿En qué medida la implementación de la PUAM habrá de contribuir a disminuir las brechas de desigualdad entre las personas mayores? Dicho de manera más general: ¿Cuál ha sido y será el impacto de la implementación de la PUAM en los niveles de cobertura, bienestar y equidad de las personas mayores? Son preguntas que deberán ser respondidas a través de futuros estudios.

Presentación en Power Point del informe

Fuente: UCA

Leer más Informes de:

Empleo y Social