Para crecer, la construcción necesita que sus sectores industriales asociados inviertan.

El entramado industrial conformó un panorama alentador durante los últimos siete meses, dejando atrás quince meses consecutivos de caídas. Sin embargo, no se aprecia homogeneidad hacia adentro de los componentes industriales. Los sectores que empujan con fuerza al entramado industrial son fundamentalmente los ligados a la construcción.

La potencia del crecimiento de las obras de construcción tanto privadas como públicas (21,6% real interanual en noviembre) se pone de manifiesto en la creciente demanda de los bienes industriales, tales como acero crudo (incremento del 18,1% interanual), cemento (14%), vidrio (7%) y aluminio (6,2%).

Cuando se analiza la utilización de la capacidad instalada de la industria, se aprecia que el agregado alcanzó su máximo en noviembre, el último mes del cual hay información disponible.

Al desmenuzar la utilización de la capacidad instalada industrial según sectores se observa que rubros como refinación de petróleo, tabaco, textiles, papel y cartón, químicos y alimentos, alcanzaron su máximo durante el año 2016, se redujeron y no volvieron a alcanzar su pico en 2017. Es decir, tienen capacidad ociosa y por lo tanto, en líneas generales no necesitan inversiones importantes para encarar un proceso de expansión. Esto puede ser consecuencia de niveles de producción que no reaccionan y, en menor medida, a inversiones que empezaron a rendir sus frutos.

Los rubros minerales no metálicos e industrias metálicas básicas, asociados con fuerza a la construcción, alcanzaron su pico de utilización instalada en noviembre de 2017, marcando la pauta de que la ociosidad es muy limitada y que requerirán necesariamente de un flujo de inversiones (o de la rápida maduración de los proyectos de ampliación en curso) para engrosar su capacidad productiva y aumentar su nivel de actividad.

Fuente: INVENOMICA con datos de Indec.

 

El tamaño del sector de la construcción y sus importantes perspectivas de crecimiento, en el marco de un considerable déficit comercial general de la Argentina, hacen que la importación de estos insumos críticos sea únicamente un paliativo de corto plazo. Para no generar cuellos de botella y ralentizar el crecimiento de la construcción, estos sectores deberán encarar nuevas inversiones y apurar sus planes actuales de expansión.

Utilización de la capacidad instalada.

Fuente: INVENOMICA con datos de Indec.

Fuente: INVENOMICA

Leer más Informes de:

Construcción Industria Opinión Propia