Mujeres: Perspectivas sociales y del empleo en el mundo

TENDENCIAS DEL EMPLEO FEMENINO 2018
Avance global

Introducción
Los últimos veinte años han sido positivos para la situación de la mujer en el mundo del trabajo y la
igualdad de género en la sociedad. La cantidad actual de mujeres instruidas y que participan en el
mercado laboral no tiene precedentes, y hay más conciencia de la importancia crucial de la igualdad
de género en las iniciativas para reducir la pobreza e impulsar del desarrollo económico. Prueba de esa
conciencia es la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, de las Naciones Unidas, y
la determinación de los líderes mundiales de «lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente
para todas las mujeres y los hombres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, así como
la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor» (Objetivo de Desarrollo Sostenible 8, meta 8.5),
y de «lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas» (Objetivo de Desarrollo
Sostenible 5) para 2030. No obstante, pese al progreso logrado hasta ahora y al empeño en seguir
avanzando, las perspectivas de la mujer en el mundo del trabajo distan mucho de ser iguales a las de
los hombres.
El presente «avance global» examina las mejoras logradas en el decenio pasado (o la ausencia de
mejoras) y evalúa las perspectivas del mercado laboral femenino analizando las desigualdades entre
hombres y mujeres según una selección de indicadores estadísticos de la OIT, concretamente la participación
en el mercado de trabajo, la desocupación, el empleo informal y la pobreza laboral. Indica que
las mujeres no solo tienen menos probabilidades que los hombres de participar en la fuerza de trabajo,
sino que, cuando lo hacen, tienen también más probabilidades de estar desempleadas u ocupadas en
empleos que están al margen de la legislación laboral, la normativa en materia de seguridad social y los
convenios colectivos. Estas conclusiones complementan la obra reciente de la OIT sobre los salarios
y la situación de las mujeres en el mercado laboral1, pues proporcionan una evaluación cuantitativa
y actualizada del alcance y la profundidad de sus desventajas y la forma en que estas evolucionarían
en el futuro a nivel mundial.
Las disparidades entre los géneros observadas en los indicadores del mercado de trabajo seleccionados
y expuestos aquí solo reflejan parcialmente la complejidad de los problemas que las mujeres afrontan en el mercado laboral y las mejoras que han conseguido gracias a condiciones propicias en el contexto económico e institucional específico. En el marco de su enfoque más amplio para comprender la problemática en torno a la mujer y el mundo del trabajo, la OIT va detectando muchos factores estructurales y culturales, desde la segregación por sexo en las ocupaciones y los sectores hasta la discriminación y los estereotipos de género. Este enfoque de amplio alcance es esencial para obtener una visión más integral de las desigualdades de género en el mercado laboral, en particular
la variación de las desventajas de género por región, clase socioeconómica, origen étnico y edad, entre otros factores. La estimación sucinta que ofrece este avance global ha sido diseñada centrando la atención en los patrones principales de progreso y regresión. Allí donde persisten los problemas y obstáculos que impiden la participación de la mujer en igualdad de condiciones, la sociedad tendrá menos capacidad para trazar una vía hacia el crecimiento económico acompañado de desarrollo social.
En consecuencia, la comunidad mundial tiene ante sí uno de los retos sociales y del mercado laboral más acuciantes: subsanar las brechas entre los géneros en el mundo del trabajo.

Fuente: ILO

Leer más Informes de:

Empleo y Social