Mercado digital regional Aspectos estratégicos

En las últimas décadas, la economía mundial ha experimentado grandes transformaciones: la
liberalización de los mercados de bienes, servicios y flujos de capital tradicionales, el surgimiento de
plataformas digitales globales y el rápido crecimiento de los flujos digitales. En el último decenio, la
economía mundial ha vivido una intensa globalización digital en la que los flujos tradicionales
perdieron dinamismo mientras que los flujos digitales transfronterizos se multiplicaron por 45 entre
2005 y 2014 (CEPAL, 2016; MGI, 2016).

La computación en la nube, la Internet de las cosas (IoT), la analítica de los grandes datos, el
aprendizaje de máquina y la inteligencia artificial están transformando la oferta y demanda de bienes y
servicios, las cadenas globales de valor, la gestión de recursos humanos y financieros, y las
capacidades, funciones y procesos productivos. Estos avances generan nuevos productos y servicios,
aumentan la productividad e incorporan a miles de millones de usuarios, pero también acentúan las
asimetrías entre los países líderes y las economías periféricas, la polarización del mundo empresarial,
la vulnerabilidad de las estructuras laborales, la concentración del ingreso y los desafíos regulatorios.
Estados Unidos, Europa occidental y China lideran la revolución tecnológica como se
evidencia por la importancia de su infraestructura y servicios digitales, ecosistemas de innovación,
plataformas digitales globales y avances en IoT. Esos países están desarrollando una nueva
gobernanza para una era digital, principalmente mediante de acuerdos e iniciativas comerciales.
Estados Unidos, por ejemplo, presentó 24 disposiciones (The Digital 2 Dozen) en el marco del
Acuerdo Transpacífico (TPP) para promover y regular la economía digital a través de una internet
libre y abierta y un comercio sin fronteras (USTR, 20161
). Por su parte, la Unión Europea, en el marco
de la creación de un mercado único digital, está desarrollando estándares para la protección de
consumidores, pagos electrónicos, facilitación del comercio, y transparencia (Malstrom, 2016). China,
además de negociar un capítulo extenso de comercio electrónico en la Asociación Económica Integral
Regional (RCEP, por sus siglas en inglés), recientemente lanzó una estrategia para la cooperación
internacional en el ciberespacio, además de un sistema de reglas para la privacidad de datos
transfronterizos en el marco del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacifico.
En la producción de bienes y servicios, la digitalización se concreta en la IoT, la robotización
de las actividades productivas y la incorporación de nuevas tecnologías, en particular las de análisis de
grandes datos y de inteligencia artificial; así como por un fuerte grado de sustitución de los bienes y
servicios tradicionales por sus equivalentes digitales. Las nuevas tecnologías han cambiado también la
forma cómo se realiza el comercio, reduciendo el costo del suministro de servicios a través de las
fronteras y conectando a empresas a lo largo de las cadenas de valor. En particular, ayudan a superar
muchas de limitaciones asociadas a operar en mercados internacionales y llevan a la adopción de
nuevos modelos de negocio, la entrada de competidores y un cambio en las fuentes de las ventajas
competitivas. La digitalización cambia no sólo la forma en que se lleva a cabo el comercio, sino
también quién y qué se negocia; así, un creciente número de transacciones de bajo valor y pequeños
envíos cruzan las fronteras.
Plataformas globales, como Alibaba, Amazon y eBay ayudan a los marginados o
localizados en áreas remotas a que ingresen a los mercados, fortaleciendo un patrón de desarrollo
económico más inclusivo.
En este nuevo contexto económico global, los países de América Latina y el Caribe enfrentan
desafíos importantes, en particular, el desarrollo de una infraestructura para la innovación y la
creación de un mercado digital más integrado. El objetivo de este documento es proponer elementos
para una agenda estratégica que permita pasar de un diagnóstico de barreras y obstáculos que impiden
la expansión de la economía digital a un conjunto de principios, objetivos y acciones que guíen las
decisiones de política para avanzar en la formulación de un modelo de mercado digital regional. En
particular, el documento se enfoca en los temas de conectividad, tecnología para la IoT, comercio
electrónico, ciberseguridad y una descripción de las iniciativas de fomento a la economía digital de las
asociaciones de integración subregionales.

Fuente: CEPAL

Leer más Informes de:

Informática y Tecnología