Las múltiples dimensiones de la pobreza desde un enfoque de derechos (2010-2016)

• El análisis de la situación de pobreza a partir del método de enfoque de derechos aplicado revela niveles de privación elevados, en tanto que uno de cada dos hogares (52%) presenta actualmente alguna carencia en al menos una de las seis dimensiones consideradas en este ejercicio. La tendencia a la disminución de carencias que había tenido lugar entre 2010 y 2015, aunque tiende a amesetarse entre 2015-2016. La situación es de todos modos positiva al comparar 2010-2016.

• Esta tendencia se reproduce en los diferentes de profundidad de la pobreza, aunque con menor variación relativa. En el caso del indicador de dos o más carencias, la incidencia afectaba en 2016 a 29% de los hogares, mientras que en el caso de 3 o más carencias, esta incidencia era de 16%.

• El porcentaje de hogares en situación de inseguridad alimentaria se ubicaba en 2016 en 12,5%, registrando valores inferiores, pero no significativamente diferentes a los de 2010. Esta situación no habría cambiado entre 2015 y 2016 en términos agregados, a pesar de la situación socioeconómica más crítica.

• La situación de los hogares en relación a la cobertura de salud no parece tampoco haber registrado grandes cambios durante el período. Sin embargo, se presentaría una tendencia al deterioro durante los últimos años. Actualmente, 18,5% de los hogares presentan déficit en esta dimensión.

• En el período observado se registra una mejora en el acceso a servicios básicos de la vivienda (de 17,9% a 15,4%). El leve incremento que se observa en 2016 respecto al déficit de servicios públicos no resulta significativo en términos estadísticos. A lo largo del período, los hogares de sectores bajos tendieron a ser los beneficiarios del proceso de mejora, particularmente los estratos bajos más integrados del Conurbano Bonaerense.

• Los hogares sin acceso a una vivienda digna descendieron de manera significativa a lo largo del período 2010-2016 (de 18,1% a 15,7%). Fueron particularmente los hogares de estratos bajos quienes experimentaron mayores mejoras. Para los segmentos más marginales, en cambio, no se habrían registrado cambios positivos significativos.

• A nivel de los hogares, las dimensiones que presentan porcentajes de incumplimiento más elevados son las asociadas a los accesos educativos y al vínculo del hogar con el empleo y la seguridad social. En el primer caso, a lo largo del período se observa sin embargo una mejora significativa (de 27,8% a 25,4%).

• El acceso al empleo y la seguridad social constituye un aspecto que a nivel agregado presenta una dinámica poco fluida, si bien hasta 2015 se registra una leve mejora en la situación (22,9%), esta situación se revierte en 2016. Entre puntas la mejora no es muy relevante (de 24,9% a 24,1%), dando cuenta del principal problema que explica la pobreza por ingresos y otros déficit estructurales.

Fuente: UCA

Leer más Informes de:

Empleo y Social