La reforma tributaria debería focalizar más en algunos sectores y evitar algunos impactos regionales negativos

El purismo teórico que aconseja no realizar diferencias sectoriales o regionales en la política tributaria, choca contra los efectos sectoriales y regionales que la política macroeconómica suele generar. Aun cuando estos últimos efectos no resulten deliberados, no se puede desconocer que se producen en la realidad. Por ende, sería razonable que la
reforma tributaria se concentre especialmente en bajar costos para los sectores transables que sufren actualmente (y quizá por bastante tiempo) el tipo de cambio apreciado, situación que se origina en gran medida a partir del déficit fiscal. Si no se generan condiciones más favorables de competitividad para tales sectores, resultará difícil mantener
el crecimiento de la actividad y el empleo de calidad en forma sostenida durante un período prolongado.

 

Fuente: Fundación Mediterranea

Leer más Informes de:

Finanzas Sector Público / Fiscal