La movilidad fuvial en América del Sur

Avances y tareas pendientes en materia de políticas públicas

Resumen

En América del Sur se dispone de una dotación de cursos navegables naturales extremadamente
importante que no está siendo suficientemente aprovechada. En términos de volumen, la navegación
fluvial representa el tercer modo de transporte de nuestras exportaciones e importaciones
intrarregionales. Sin embargo, es el cuarto y lejos en términos de valor. Las mercancías que se mueven
son relativamente voluminosas y de escaso valor. Si bien en los últimos años hubo un crecimiento
interesante de la participación del transporte fluvial en el comercio internacional en términos de valor, en
cantidad de toneladas métricas se ve una situación bastante más estable.
El contexto actual del mundo cada vez más exigente en términos del desempeño logístico, la
preocupación con el cambio climático y uso más sostenible de recursos naturales, así como los cambios
tecnológicos (ingeniería de los barcos, motores eléctricos, sistemas de información fluvial etc.) hace de
la movilidad fluvial una opción cada vez más atractiva aunque no exenta de sus propias limitaciones.
En la última década, hubo avances importantes en las políticas nacionales y locales que tienen
como centro el tema fluvial, con países como Brasil y Colombia, desarrollando planes ambiciosos de
mejora del posicionamiento del transporte fluvial dentro del reparto modal de transporte de carga y de
pasajeros. Otros países de la región, como Ecuador y Perú, están trabajando activamente en sus marcos
respectivos de la planificación y política fluvial.
Sin embargo, todavía queda mucho para mejorar efectivamente el posicionamiento y desempeño
del modo fluvial y varios desafíos marcan el camino hacia adelante, que implican tareas concretas para
el ámbito de las políticas públicas.

Fuente: CEPAL

Leer más Informes de:

Finanzas Industria